Saltar al contenido principal
NICARAGUA

'Se ha disparado a matar', dice Amnistía Internacional en Nicaragua

Un agente de la policía antimotines dispara contra estudiantes que protestan contra el gobierno de Daniel Ortega, Managua 28 de mayo de 2018.
Un agente de la policía antimotines dispara contra estudiantes que protestan contra el gobierno de Daniel Ortega, Managua 28 de mayo de 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas

Desde Managua y en entrevista con RFI, la directora para las Américas de la ong Amnistía Internacional, Erika Guevara, denuncia la "política sistemática de represión violenta" del gobierno Ortega para restringir la libertad de expresión.

Anuncios

RFI: Usted presenció, y denunció en las redes sociales, la violencia con la que la policía nicaragüense desalojó este lunes a los estudiantes que habían tomado la Universidad Nacional de Ingeniería en Managua...

Erika Guevara: Estabamos casualmente cerca de la Universidad Nacional de Ingenería cuando los ataques comenzaron. Los estudiantes, que habían recuperado su recinto universitario en la mañana, fueron atacados primero por grupos paramilitares, por grupos vestidos de civil y pro gobierno que han operado a lo largo de estas semanas para atacar de forma directa a quienes se manifiestan. El segundo ataque fue por parte de la policía antimotines. Llegó con armas de alto calibre, AK47, disparando en contra de los jóvenes. Todo esto lo hemos documentado en estas semanas de gran descontento social y manifestaciones en Nicaragua que han llevado ya a más de 80 muertos.

La prensa local alertó este fin de semana sobre un patrón de heridas letales en cabeza, cuello y tórax, lo que indicaría la presencia de francotiradores. ¿Lo confirma?

Unas de las conclusiones de nuestra investigación es que la policía ha hecho un uso excesivo, desproporcionado de la fuerza. Además, en muchos de los casos que hemos podido verificar, se puede tratar de ejecuciones extrajudiciales precisamente porque se ha disparado a matar.

Se ha disparado desde posiciones estratégicas a zonas vulnerables. Son disparos a la parte torácica, a la cabeza, al cuello, lo que evidentemente aumenta el riesgo de la pérdida de vida. En situaciones extremas en donde la policía tiene que hacer uso de armas de fuego, se tiene que buscar posiciones en donde no se atente contra la vida de las personas, sino más bien para disuadir. Aquí en cambio, nos encontramos con muertes que ya empiezan a ser selectivas.

Otra cuestión fue el encubrimiento de las pruebas: no se generaron las autopsias u otro tipo de evidencias forenses. A veces las familias realizaron sus propias autopsias.

¿Cómo actúan las llamadas turbas sandinistas?

Amnistía Internacional ya venía alertando del uso de grupos armados progobierno desde años anteriores. Nosotros hemos seguido de cerca las graves violaciones de derechos humanos en contra de los movimientos campesinos que se movilizaban entorno al proyecto del Gran Canal Interocéanico y que fueron reprimidos.

Lo que estamos viendo ahora es el uso sistemático de estos grupos, las turbas sandinistas, que operan de forma sistematizada. Vienen primero los ataques de los grupos paraestatales, continuados por los ataques de la policía. En la información fotográfica y videográfica a la que pudimos acceder y que verificamos con nuestros expertos, vemos que operan en colusión con la policía, muchas veces protegidos por ella. Los ataques con armas de fuego de las turbas no son prevenidos o detenidos por los policías que en muchos casos están allí como testigos.

Yo estuve reunida con familias de jóvenes víctimas de la represión y cuentan que en muchos de estos grupos parapoliciales hay policías vestidos de civiles. Pueden ser identificados por ellos porque se trata de policías en municipios pequeños en donde se los conoce.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.