Saltar al contenido principal
Argentina

La economía argentina, en la tormenta tras el descalabro del peso

El peso sufrió su mayor pérdida diaria del año al cerrar a 39,87 por dólar. En dos días acumula una depreciación de casi 20% y de 53% en el año.
El peso sufrió su mayor pérdida diaria del año al cerrar a 39,87 por dólar. En dos días acumula una depreciación de casi 20% y de 53% en el año. Fuente: Reuters.

El fuerte retroceso de la moneda argentina frente al dólar profundiza la crisis económica, llevando al Banco Central a llevar la tasa de interés de referencia al 60%. El apoyo del FMI, a cambio de una reducción del déficit, no basta para estabilizar una coyuntura marcada por falta de confianza y la alta inflación.

Anuncios

El peso argentino siguió en jueves en caída libre al depreciarse 13,52% ante el dólar sin que el gobierno del presidente Mauricio Macri logre recuperar la confianza del mercado pese al explícito respaldo del FMI.

En el afán del gobierno por sofocar la crisis, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció la noche del jueves que el lunes viajará a Estados Unidos "para seguir avanzando en los entendimientos técnicos con el FMI para desembolsos adicionales en 2019". Lo dijo en improvisada rueda de prensa y se rehusó a dar más detalles.

El peso sufrió su mayor pérdida diaria del año al cerrar a 39,87 por dólar. En dos días acumula una depreciación de casi 20% y de 53% en el año.

Cacerolazos de protesta de vecinos en las ciudades de Buenos Aires, La Plata, Rosario y Mar del Plata, entre otras de menor tamaño, estallaron la noche del jueves para protestar por el descontrol en los precios de los alimentos y servicios públicos, impulsados por la devaluación.

El Banco Central reaccionó elevando a 60% la tasa de interés de referencia, que ya estaba en 45%, una de las más altas del mundo. Al mismo tiempo, aumentó los encajes de los bancos para así reducir la liquidez de moneda en la plaza.

Para la calificadora de riesgo Moody's, esa medida "es una clara señal de que los planteamientos de política económica no han sido suficiente para contener las presiones financieras que enfrenta Argentina".

Además, la agencia cuestionó que ese nivel de tasas: "en combinación con un ajuste más severo en las cuentas fiscales, acentuará y prolongará la recesión que ya se ha iniciado".

Afectada por el contexto internacional, Argentina lucha contra la depreciación de su moneda y la inflación, pero desde que empezó el año el peso ha perdido más de 50% y no parece que haya aún un freno.

Ya el miércoles, la moneda había caído 6,99% justo después de que Macri anunció que el Fondo Monetario Internacional (FMI) adelantará desembolsos del programa de auxilio por 50.000 millones de dólares que pactó a tres años en junio.

Con esos anticipos, Buenos Aires cubriría sus compromisos de deuda hasta fines de 2019, según el gobierno.

"No estamos ante un fracaso económico. Es un cambio profundo (del país), estamos bien encaminados", dijo el jefe de Gabinete, Marcos Peña, antes de la apertura del mercado.

"De esta crisis vamos a salir fortalecidos", agregó.

En contraste con el mercado cambiario, el índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires cerró con un alza de 5,34%.

- Escenario internacional -

Pero el escenario internacional no ayuda. Las monedas de las economías emergentes sufrieron por el aumento de los intereses en Estados Unidos hacia donde emigraron capitales en busca de más seguridad. Argentina y Turquía fueron los más perjudicados.

Este jueves, la lira turca perdió 5% frente al dólar,y acumula una depreciación de 45% en el año.

El real brasileño también sufrió en la jornada, obligando al Banco Central a intervenir, y terminó finalmente con una pérdida de 0,91%, a 4,157 reales por dólar. El peso mexicano siguió la tendencia al ceder 0,78% a 19,13 por dolar.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, dijo el miércoles que las condiciones internacionales se han tornado "más adversas" y no habían sido contempladas al momento de suscribir el acuerdo de auxilio a Argentina en junio. Por ello, expresó su disposición a fortalecer el programa de auxilio a Buenos Aires.

- Deuda y déficit -

Macri acudió al FMI en busca de apoyo cuando en abril comenzó una corrida cambiaria que no ha cesado.

El organismo le otorgó el auxilio más elevado de su historia. Del total de 50.000 millones de dólares aprobado, el país ya recibió un primer tramo de 15.000 millones.

A cambio, Argentina se comprometió a reducir su déficit fiscal a 2,7% del PIB en 2018 y 1,3% en 2019. Pero para ello, tiene que acordar con la oposición, mayoritaria en el parlamento, el presupuesto de la nación para el año próximo.

Además, la deuda argentina se calcula en 45% del PIB, según la firma Capital Economics, y buena parte se encuentra en bonos y letras que tienen vencimientos cercanos.

"Los inversionistas en Estados Unidos están rechazando los títulos argentinos", dijo a la AFP el economista Héctor Rubini de la Escuela Superior de Administración.

"No se cree en el programa económico, hay incertidumbre sobre su cumplimiento", explicó.

El propio Peña reconoció este jueves que es difícil recuperar la confianza.

"Somos el país que más veces ha vulnerado sus contratos internacionales en el mundo, que más veces ha mentido y engañado al resto y que demuestra una y otra vez, hasta ahora, que no está dispuesto a buscar el equilibrio fiscal para depender de sus propios recursos", lamentó.

Además, el gobierno ha tenido que modificar varias veces sus metas este año y ya se proyecta que la economía tendrá una caída de 1% y la inflación superará 30% en 2018, un panorama que pone en aprietos la reelección de Macri en 2019.

"En los tiempos que corren la incertidumbre abarca tanto el plano de la economía como el de la política", señaló Víctor Beker, director del Centro de Estudios de Nueva Economía, de la Universidad de Belgrano.

El gobierno se comprometió a reducir fuertemente el déficit fiscal en el programa acordado con el con Fondo Monetario Internacional, pero la clave de este objetivo es el presupuesto nacional para 2019, que es un año de elecciones presidenciales. Si bien la imagen de Macri se ha venido deteriorando en la opinión pública, tampoco es capitalizada por la oposición, porque no hay un liderazgo. Cristina Kirchner es quizás la oponente a Mauricio Macri en 2019, pero dentro del peronismo, que es el partido al que pertenece, hay mucha gente que la rechaza porque tiene más imagen negativa que positiva y eso no atrae votos, salvo en la provincia de Buenos Aires, que es la de mayor población y en el conurbano bonaerense donde está la región de mayor pobreza y más se siente el impacto de esta crisis, no porque suba el dólar sino porque trae aparejada una inflación y deterioro de los ingresos.

El economista Néstor Sibona

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.