Saltar al contenido principal
Estados Unidos

La discriminación positiva se sienta en el banquillo

Manifestantes protestan contra la discriminación positiva en Harvard. Boston, el 14 de octubre de 2018.
Manifestantes protestan contra la discriminación positiva en Harvard. Boston, el 14 de octubre de 2018. Fuente: Reuters.

Organizaciones asiáticas llevan a juicio a Harvard. Estiman que pese a tener mejores resultados académicos, la prestigiosa universidad les restringe el acceso para favorecer a otras minorías. El caso pone en entredicho el sistema de discriminación positiva.

Anuncios

Con Xavier Vilà, corresponsal de RFI en Washington

El juicio que arranca este lunes en Boston se interpreta como un referéndum a la discriminación positiva en el proceso de selección de estudiantes universitarios en una época de profunda división racial y política en los Estados Unidos.

Decenas de organizaciones asiático-estadounidenses aseveran que las normas de admisión “holística”, ideadas para garantizar una diversidad racial en la universidad más allá de los resultados académicos, perjudican a los postulantes de origen asiático.

El concepto de discriminación positiva es históricamente un tema que opone a grupos progresistas y conservadores. Mientras los primeros consideran que es un modo de garantizar una diversidad étnica en las aulas o lugares de trabajo, los conservadores cuestionan el uso de criterios raciales y mecanismos que perjudican a otros en función del color de su piel.

Durante décadas, la objeción contra la discriminación positiva era encabezada por sectores conservadores blancos, pero ahora hallaron aliados en los estudiantes asiáticos, que estiman que existe una regla no escrita que los discrimina por representar a un grupo que suele tener un alto nivel académico.

El departamento de Justicia ha decidido alinearse con los denunciantes, agrupados bajo la Students For Fair Admissions (Organización Estudiantes por un Proceso de Admisión Justo), que denuncian que la prestigiosa universidad limita ilegalmente a los estudiantes de origen asiático por su excelente rendimiento académico impediría a aspirantes de otras razas acceder al centro educativo.

"Harvard tiene la responsabilidad de conducir sus admisiones sin discriminación racial empleando importantes criterios de admisión que cumplan con los requisitos legales", afirmó el titular de la cartera de Justicia, Jeff Sessions, un comunicado.

“A Harvard sólo le preocupa la diversidad cuando busca formar una clase con un porcentaje determinado de gente. Y ya hemos visto que esto es un error, no podemos establecer cuotas en el porcentaje racial que se admite”, asegura Kelley Babphavong, una estudiante asiática de tercer año en Harvard.

Los contrarios a la medida advierten en cambio que la denuncia es sólo una excusa para terminar con la discriminación positiva que -dicen- permite a estudiantes de minorías raciales como los hispanos o los afro-americanos participar de un sistema que privilegia a la raza blanca.

Queda por ver qué consecuencias puede tener si Harvard es condenada. Una de ellas es que la universidad no podría utilizar más criterios raciales para las admisiones, pero también existe la posibilidad que el fallo siente un precedente en materia legislativa para el resto del país.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.