Saltar al contenido principal
México

México rechaza la construcción de un aeropuerto millonario

Con este referéndum AMLO propuso la creación de otro aeropuerto mucho más económico
Con este referéndum AMLO propuso la creación de otro aeropuerto mucho más económico REUTERS/Alexandre Meneghini

El referéndum, un proyecto nacional conocido como “México decide”, preguntaba a los votantes si preferían seguir con las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) o si elegían mejor un nuevo proyecto más económico que proponía modernizar y arreglar el actual aeropuerto de la capital.

Anuncios

Unos 1.07 millones de votantes, menos del 1% del padrón electoral, participaron a la consulta entre el 25 y el 28 de octubre. Entre ellos, el 69.95% opinó en favor de terminar el proyecto de construcción del terminal en Texcoco, mientras que el 29% seguía incline por el plan de Peña Nieto.

Sin embargo, muchos opositores denunciaron que el referéndum del líder izquierdista no cumpliera con el marco legal de este tipo de consultas que además no contaba con la participación del Instituto Nacional Electoral, el organismo constitucional autónomo encargado de organizar las votaciones en el país. Medios locales documentaron irregularidades como personas que votaban más que una vez por la falta de controles o defectos en los softwares utilizados por registrar a los documentos de identidad de los votantes. La Fundación Arturo Rosenblueth fue la encargada del conteo de los votos.

El proyecto se había convertido en un asunto central de la campaña electoral. Promovida por el expresidente en 2014, la construcción del nuevo aeropuerto había generado muchas polémicas ya en el momento del anuncio de su puesta en marcha y luego concentró el debate entre dos visiones políticas y económicas diferentes.

López Obrador había sido muy crítico con el proyecto, sobre todo por el aumento de su coste debido al encarecimiento del precio del dólar ante el peso mexicano. Cuando iniciaron las obras se había previsto un coste de 12 millones de dólares, pero en 2018 la cifra había llegado a los 15 millones de dólares, una suma que había llevado mucha gente a dudar si esa fuera la manera mejor de gastar tanto dinero público. El debate que surgió marcó las brechas en la sociedad mexicana, dividida entre los que, especialmente en los centros rurales, se oponen a un gasto público tan alto para un servicio utilizado sólo por una franja reducida de la población, y los que afirman que acabar con las obras del NAIM es como oponerse al progreso.

Además del problema del coste, el nuevo aeropuerto fue objeto de críticas por presuntas irregularidades en las asignaciones de algunos contractos de construcción y por un tema de impacto ambiental. Las obras, que ya están hechas por el 30%, se empezaron en el lecho del antiguo lago de Texcoco, una zona muy perjudicada por hundimientos e inundaciones.

Por su parte Peña Nieto defendía que la construcción del aeropuerto iba a crear unos 450.000 puestos de trabajo, aligerando el tránsito de 125 millones de personas que ahora recaen sobre el aeropuerto de Ciudad del México, una infraestructura que ya ha envejecido. Muchos empresarios locales y analistas económicos que habían apoyado al proyecto subrayaron el peligro de anular una obra pública de tal tamaño, una medida que podría tener graves consecuencias entre los mercados financieros y que va a enviar un mensaje negativo a los inversores extranjeros.

El plan del mandatario electo, mucho más económico, es de renovar el actual aeropuerto en la capital mexicana y utilizarlo para vuelos nacionales, y construir otras pistas en la base militar para las operaciones internacionales. Sin embargo, unos estudios de expertos niegan la posibilidad de utilizar al mismo tiempo el aeropuerto y la base militar, lo que deja abiertos a muchos interrogativos sobre la actualización del plan alternativo presentado por López Obrador.

Al publicarse los resultados de la votación, el peso mexicano se ha devaluado cerca del 1,5% frente al dólar estadounidense. López Obrador se reunirá con los empresarios involucrados, incluso el magnate mexicano Carlos Slim, y ha asegurado que se respetarán los contractos. Sin embargo, aunque no se tratara de una votación vinculante, el mandatario elegido se ha comprometido a respetar la elección del pueblo.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.