Saltar al contenido principal
Noticias de América

Salvadoreña en espera de un juicio por supuesto intento de aborto tras violación

Audio 04:36
Imagen de la petición para que se libere a Imelda Cortez.
Imagen de la petición para que se libere a Imelda Cortez. change.org

La justicia salvadoreña debía juzgar a Imelda Cortez, una joven de 20 años víctima de violaciones repetidas y acusada de intentar abortar, pero el juicio fue de nuevo aplazado hasta el 17 de diciembre. Este caso ha reavivado el debate sobre la prohibición del aborto bajo cualquier circunstancia en El Salvador.

Anuncios

La salvadoreña Imelda Cortez, una joven que sufrió abusos de su padrastro desde los 12 años, dio luz en 2017 a una niña, a los 20 años. El bebé nació sano, pero debido a complicaciones, ella fue llevada a un hospital. Hoy en día, está presa y esperando su juicio, acusada de haber intentado abortar.

La acusación fiscal señala que el 17 de abril de 2017, la joven buscó ayuda médica en el hospital de Jiquilisco porque tenía un sangramiento excesivo, y al evaluarla se percató que la paciente había tenido un parto extrahospitalario.

La historia de Imelda Cortez arroja luz sobre la rigidez de las leyes contra el aborto en El Salvador, donde la interrupción del embarazo es ilegal bajo cualquier circunstancia. Marcela Martino, subdirectora del Centro por la Justicia y Derecho Internacional (CEJIL) en la región centroamericana, explica que esta audiencia ya fue prorrogada varias veces con Imelda presa.

“Todo este tiempo Imelda estuvo privada de libertad sin recibir ningún tipo de atención médica, a pesar de que es una obligación del Estado porque ella es víctima en el caso de violación en su contra, y por el contrario [el Estado] se ha dedicado a criminalizarla, a violentar el debido proceso, desconocer la presunción de inocencia. Entonces en esa tesitura, desde CEJIL, y en coordinación con las organizaciones que acompañan y representan a Imelda en El Salvador, hemos solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el mes pasado que otorgue medidas cautelares, para que el Estado se vea obligado a actuar y a garantizar su integridad, y orientarla sobre la atención que ella necesita como víctima de violencia sexual”, estima Marcela Martino.

La historia de Imelda Cortez representa uno de los tantos casos de persecución y maltrato por el sistema de justicia salvadoreña, en torno a la condena de mujeres por partos extrahospitalarios, los cuales son catalogados por el sistema como abortos sin muchas veces contar con pruebas.

Imelda Cortez podría ser condenada con 20 años de cárcel. En El Salvador existen 25 mujeres encarceladas por el delito de aborto. A algunas de ellas, como a Imelda, se las acusan por delitos más graves con penas aún mayores.

Hasta la fecha, una petición en línea ha recogido más de 52.000 firmas que piden a las autoridades salvadoreñas que liberen a Cortez.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.