Saltar al contenido principal
COPA LIBERTADORES

River-Boca, los archienemigos privados de final continental por violencias

Hinchas del River Plate se enfrentaron a las fuerzas del orden tras la anulación del partido.
Hinchas del River Plate se enfrentaron a las fuerzas del orden tras la anulación del partido. © Reuters

La final de la Copa Libertadores debió ser postergada al domingo luego de que los hinchas del River atacaran al bus que transportaba al equipo de Boca, en Buenos Aires. Varios jugadores resultaron levemente heridos.

Anuncios

"Un día triste para el fútbol sudamericano. Conmebol se solidariza con los jugadores, sus familias y todos los afectados. Lo que debió ser un encuentro deportivo para vivir, disfrutar y compartir lo mejor del fútbol sudamericano se convirtió en una vergüenza", lamentó Alejandro Domínguez, el presidente de la Conmebol.

La Confederación Sudamericana de Fútbol, en acuerdo con los presidentes de los clubes implicados, debió anular el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores, en virtud de la violencia que protagonizaron los hinchas. El autobús que transportaba el plantel auriazul al estadio Monumental, casa del 'millonario' en el barrio de Núñez, en el norte de Buenos Aires, fue atacado con piedras, palos y gas pimienta por cientos de hinchas de River que esperaban en una curva de una calle cercana al escenario.

Se trata de una final inédita en Copa de Campeones entre los dos clubes más populares y poderosos de Argentina, pero archienemigos en la cancha.

Varios jugadores de Boca, entre ellos el capitán Pablo Pérez, resultaron con laceraciones en los rostros y los brazos producto de los vidrios rotos y los artefactos peligrosos que ingresaron al micro.

Tras el anuncio de la postergación del partido, se produjeron algunos incidentes aislados entre hinchas de River con la policía en las afueras del Monumental, aunque durante las varias horas de espera hasta que se decidió la suspensión, las más de 60.000 personas que completaron las tribunas se mantuvieron en calma y entonando algunos cánticos de apoyo a sus jugadores.

La alcaldía de Buenos Aires resolvió la clausura preventiva del estadio Monumental el sábado por la noche, aunque no por los incidentes sino por exceso de público. La medida "mañana (domingo) podría levantarse" tras el pago de una multa, aseguró Ricardo Pedace al frente de la Agencia Gubernamental de Control.

El partido de ida, disputado el 11 de noviembre, terminó en un empate a dos goles entre los clubes rivales.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.