Saltar al contenido principal
Estados Unidos

Nueva embestida de Trump contra el fiscal especial que investiga la trama rusa

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Archivo.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Archivo. Reuters

El presidente estadounidense compara la investigación del fiscal especial Robert Mueller con la era negra del macartismo y no descarta un indulto para Paul Manafort, su ex director de campaña acusado por el fiscal independiente. En respuesta a estos ataques, un grupo bipartidista de senadores trató de aprobar un texto para proteger al fiscal, pero sin éxito.

Anuncios

Con la corresponsal de RFI en Washington, Anne Corpet

Los cargos del presidente contra el fiscal Mueller son constantes, pero en los últimos días han dado un giro más agresivo. En una entrevista con el New York Post, Donald Trump compara a Robert Mueller, que investiga una supuesta colusión entre Rusia y la campaña presidencial del hoy mandatario, con John McCarthy, quien en la década de 1950 acosó a cientos de personas sospechosas de tener simpatías comunistas.

En su cuenta de Twitter, el presidente estadounidense publicó un montaje fotográfico en el que el fiscal se encuentra entre rejas acusado de traición. Estos ataques son preocupantes en el Congreso, donde tres senadores intentaron aprobar una ley para proteger la investigación del fiscal. Pero el texto fue bloqueado por un representante republicano y no fue sometido a votación.

Jeff Flake, senador de Arizona, lo lamenta. Cree que la Casa Blanca es una amenaza real para el trabajo del fiscal. "El Ministro de Justicia ha sido despedido y reemplazado por alguien que es abiertamente hostil a la investigación de Mueller", dijo. “El presidente tuitea todos los días para ridiculizar a Robert Mueller, así que no entiendo por qué mis colegas no hacen más para proteger al fiscal especial”, recalcó.

Mientras espera convencer a sus colegas, el senador Jeff Flake, que se retirará a finales de diciembre, ha decidido oponerse a todos los nombramientos judiciales propuestos por la Casa Blanca y que serán confirmados por el Senado.

Los constantes ataques que lanza Trump contra la investigación de Mueller se han vuelto más mordaces en las últimas semanas, después de que el presidente estadounidense destituyera al fiscal general Jeff Sessions y nombrara como subrogante a Matthew Whitaker, quien ha criticado duramente esta indagación.

Paralelamente, Trump a declaró el miércoles que no excluía otorgar un perdón presidencial a su exdirector de campaña, en declaraciones al New York Post.

La nueva arremetida de Trump contra Mueller coincide con la revelación del diario británico The Guardian, que hizo público el martes que Paul Manafort se reunió en secreto con el fundador de WikiLeaks Julian Assange en 2013, 2015 y en 2016 en la embajada de Ecuador pocos meses antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Según el medio, los tres encuentros se produjeron en 2013, 2015 y en marzo de 2016, el mismo mes en el que Manafort se sumó al equipo de campaña que llevó a Trump a la Casa Blanca.

"WikiLeaks está dispuesto a apostar un millón de dólares con The Guardian y con su redactor en jefe sobre que Manafort nunca se reunió con Assange", respondió este martes la organización en su cuenta de Twitter.

The Guardian indicó que desconocía la naturaleza de esos supuestos encuentros entre Manafort y Assange, que vive refugiado desde 2012 en la embajada de Ecuador en Londres, pero destacó que el momento de la tercera cita posiblemente interese al procurador especial de EEUU, Robert Mueller.

Uno de los puntos clave de la carrera presidencial de 2016 en Estados Unidos fue la divulgación por parte de WikiLeaks de emails del jefe de campaña de Hillary Clinton, torpedeando la imagen de la candidata demócrata.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.