Saltar al contenido principal
Noticias de América

Absuelven a salvadoreña encarcelada 20 meses tras sufrir un parto espontáneo

Audio 04:36
Imelda Cortez se abrazó con su madre tras ser absuelta en Usulután, El Salvador, el 17 de diciembre de 2018.
Imelda Cortez se abrazó con su madre tras ser absuelta en Usulután, El Salvador, el 17 de diciembre de 2018. Fuente: Reuters.

La joven salvadoreña de 20 años Imelda Cortez recobró este lunes su libertad luego que un juez la absolviera de los cargos que enfrentaba tras sufrir un parto espontáneo en un retrete al que su hija sobrevivió (fue encontrada en una fosa séptica), un embarazo causado por las violaciones que sufrió de su padrastro durante siete años.

Anuncios

Tras una prisión preventiva que ha durado 20 meses y durante la que se pospuso hasta en siete ocasiones la audiencia pública, Imelda Cortez ha visto con su puesta libertad el fin de una pesadilla que duraba desde que tenía 12 años, periodo en el que su padrastro empezó a abusar de ella sexualmente. Cortez, que declaró no ser consciente de su embarazo tras ser violada en 2017 y que sufrió desmayos y hemorragias durante su parto fortuito, fue absuelta de todos los cargos dando al traste con las acusaciones de la fiscalía.

“Entendemos que es un acto de justicia. Se ha reconocido lo que la defensa viene diciendo desde el inicio del proceso. Imelda, dadas las condiciones en que estaba, no podía actuar de otra forma: ella no estaba consciente. Fruto del parto extra-hospitalario que tuvo se desmayó, y por tanto no se le puede exigir ningún reproche penal”, dijo a RFI Arnau Baulenas, abogado que integraba la defensa de Cortez.

“El juez ha determinado que ni el homicidio y el desamparo de la bebé han podido ser reprochables a Imelda porque estaba en circunstancias de grave perturbación y que no se le podía exigir ninguna otra conducta”, agregó

Numerosas asociaciones feministas y pro derechos humanos se volcaron durante todo este tiempo a apoyar a Imelda Cortez, exigiendo su absolución. Es el caso del CEJIL (El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional). Su subdirectora en la región centro y norteamericana, Marcela Martino, explicaba su reacción tras conocerse el fallo.

“De satisfacción, de profunda emoción de que una joven que ha pasado por lo que ha pasado Imelda: años de violencia, luego criminalización por parte del Estado, pueda voy caminar en libertad y no sólo hacerlo sino también hacerlo con el reconocimiento pleno de un tribunal salvadoreño de que no cometió ningún delito y de que es inocente”, estimó.

“Los ojos del mundo estuvieron durante muchos días en El Salvador, siguiendo esta historia desgarradora y que lamentablemente no es la única. Creo que a la par de la satisfacción de poder ver hoy a Imelda en libertad nos queda todavía el camino de asegurar que muchas otras mujeres que han sido criminalizadas hasta ahora en circunstancias similares también lo puedan estar”, recalcó.

Ahora se abre una nueva esperanza para muchas mujeres. Con el fallo de la justicia a favor de Imelda Cortez se podría divisar un futuro mucho más optimista para esas mujeres que son víctimas de abortos por violación en El Salvador. Es además un revés para las leyes y las penas que rigen en el país. Cabe recordar que El Salvador es el único país en el que las mujeres sospechosas de haber abortado terminan en la cárcel condenadas por homicidio agravado.

“Sin duda esto permite seguir avanzando en esa discusión, que es una discusión que las organizaciones de mujeres y organizaciones internacionales hemos insistido se debe dar de una forma respetuosa en una sociedad democrática donde no puede someterse a las niñas jóvenes y mujeres a procesos que ponen en riesgo su salud y su vida y a procesos que las criminalizan por una legislación que es absolutamente contraria a las obligaciones del estado salvadoreño”, indicó Martino.

“Esa legislación tiene consecuencias como ésta, que la fiscalía insista durante más de un año y medio en acusar a una joven que además era víctima de violencia en un caso como éste, que la someta a estar privada de libertad cuando en realidad ella debió haber estado recibiendo la protección del Estado para reparar las consecuencias de la violencia que había sufrido. Esas normas deben cambiar, y un caso como éste pone en evidencia las serias consecuencias que una norma cómo ésta tiene para ella y para muchas otras mujeres. Esperamos que esto permita avanzar en la discusión centrada en la protección de los derechos de las mujeres y las niñas salvadoreñas, en las obligaciones del Estado y que los actores políticos que están involucrados en nada reforma normativas que son requeridos, que son los y las diputadas, puedan tomar nota de lo que ha sucedido y lo tomen en cuenta para finalmente saldar la deuda que tienen con las mujeres en El Salvador”, concluyó.

El Salvador sigue siendo el único país en el que las mujeres sospechosas de haber abortado terminan en la cárcel condenadas por homicidio agravado. En este país existen actualmente 25 mujeres encarceladas por el delito de aborto. Algunas de ellas se enfrentan a penas que superan los 20 años de cárcel.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.