Saltar al contenido principal
Venezuela

¿Quién dirige el petróleo venezolano?

El logo de PDVSA en una estación de servicio de Caracas, el 22 de noviembre de 2017.
El logo de PDVSA en una estación de servicio de Caracas, el 22 de noviembre de 2017. REUTERS/Marco Bello

El principal ingreso de Venezuela ha quedado suspendido en la interpretación constitucional. Según la lectura de la oposición de la carta magna venezolana, el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó deberá tomar el control de Petróleos de Venezuela y recibir sus ingresos.

Anuncios

Por Blanca Castro para RFI

Guaidó, asumiendo su proclamación de presidente interino, estaría planificando cambiar la directiva de Citgo Petroleum, empresa filial de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) en territorio estadounidense, para “suavizar la presión política de la compañía”, reseña el diario venezolano El Nacional.

Además, el dirigente opositor planea introducir una nueva ley de hidrocarburos y una ley anticorrupción dirigida a Pdvsa.

A su vez, Nicolás Maduro, quién tomó posesión como jefe de Estado el pasado 10 de enero, continúa en el poder con el apoyo de las Fuerzas Armadas y varios aliados como Rusia, México y China.

Este contexto ha dejado a los actores internacionales que apoyan a Guaidó en una gran disyuntiva: ¿quién dirige la economía venezolana?

Los activos de Venezuela que se encuentran “en los países que reconocen al presidente interino también deben pasar bajo el control de la Asamblea Nacional”, explicó Moisés Rendón, analista del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington.

El Gobierno de Estados Unidos, quien fue el primero en reconocer a Juan Guaidó, selló su compromiso con la oposición venezolana anunciando este jueves 24 de enero una ayuda humanitaria de emergencia de más de 20 millones de dólares, respondiendo a una petición del presidente del órgano legislativo.

“Nos centramos actualmente en desconectar al régimen ilegitimo de Maduro de sus fuentes de ingresos”, señaló John Bolton, consejero de Seguridad Nacional estadounidense, al tiempo que admite que la estrategia es complicada pero que la voluntad de Estados Unidos es que las ganancias del petróleo y también del oro vayan a las autoridades dirigidas por Guaidó.

El país norteamericano compra un tercio de la producción de barriles de Pdvsa, convirtiéndolo en uno de los clientes principales del Estado venezolano.

El destino de este intercambio comercial es de suma importancia para los dos países. Por un lado, Venezuela depende en un 90% de los ingresos del crudo. Por el otro, las refinerías estadounidenses ven con malos ojos que ante el alza del precio del petróleo pesado de mexicano y canadiense, Washington decrete un embargo total sobre los hidrocarburos de Venezuela.

"Sin control financiero, la posición de Maduro se vería seriamente socavada", señaló la consultora con sede en Londres, Capital Economics.

Las medidas de la administración de Trump tienen como contra parte las alianzas de Maduro con Rusia y China, que han mantenido a Petróleos de Venezuela a través de una serie de préstamos. A pesar de ello, Pdvsa se encuentra sumida en una profunda crisis que la imposibilita de pagar lo que le debe a sus socios extranjeros y en consecuencia a levantar la economía nacional.

La profunda crisis también ha causado que Venezuela bajara su producción de 3 millones a 1.3 millones de barriles diarios.

La oposición venezolana ha señalado en varias ocasiones al chavismo como responsable del default de la empresa más importante del país suramericano debido al nombramiento de personas sin experiencia al mando y los diferentes casos millonarios de corrupción en Pdvsa.

El agravamiento de la crisis política ocurre en medio de la peor debacle económica en la historia moderna de Venezuela, con una crisis humanitaria que afecta a más del 80% de la población y una hiperinflación proyectada a 10.000.000% este año, según el Fondo Monetario Internacional.

Bajo este difícil contexto, Juan Guaidó busca avanzar ahora en un plano económico con la veintena de países que lo han reconocido, ahora solo queda esperar si la presión diplomática se traduce en acciones comerciales.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.