Saltar al contenido principal

Balas y lacrimógenos contra la ayuda humanitaria

Un manifestante, herido por bala durante un enfrentamiento con las fuerzas del orden en el fronterizo puente Simón Bolívar. Colombia, 23 de febrero de 2019.
Un manifestante, herido por bala durante un enfrentamiento con las fuerzas del orden en el fronterizo puente Simón Bolívar. Colombia, 23 de febrero de 2019. ®REUTERS/Edgard Garrido

Los intentos de los venezolanos para introducir, este sábado, la ayuda humanitaria a su país fueron vanos. Efectivos del régimen de Nicolás Maduro, apostados en los puntos fronterizos previstos para la entrada de los camiones, dispararon y lanzaron bombas lacrimógenas contra los civiles. Frente a la violencia, que dejo por lo menos dos muertos y muchos heridos, la oposición al régimen ordenó el repliegue.

Anuncios

Luego del repliegue de los voluntarios que intentaba pasar alimentos y medicinas para paliar la peor crisis en la historia moderna de Venezuela, el opositor Juan Guaidó se aferra ahora a la presión internacional para sacar del poder a Nicolás Maduro.

El presidente interino del país petrolero, reconocido así por medio centenar de países, se prepara para participar en la reunión del Grupo de Lima que se realizará el lunes en la capital colombiana con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

Guaidó asistirá a la cita, convocada el 14 de febrero, porque considera que "la presión interna y externa son fundamentales para la liberación" de su país.

"Para avanzar en nuestra ruta, me reuniré el día lunes con nuestros aliados de la comunidad internacional, y seguiremos ordenando próximas acciones a lo interno del país", dijo Guaidó, reconocido por medio centenar de naciones como mandatario encargado de la nación petrolera, desde la ciudad colombiana de Cúcuta.

El líder opositor adelantó que en Bogotá discutirá con los cancilleres de las catorce naciones americanas del grupo "posibles acciones diplomáticas" contra Maduro, sin descartar una intervención militar.

Los presidentes de tres países miembro -Colombia, Chile y Paraguay- así como el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) apoyaron el intento del cruce de los insumos desde Cúcuta.

- ¿Debilitado? –

Según la agencia noticiosa francesa AFP, “analistas consideran que Guaidó salió debilitado del pulso del sábado, pese a que en medio de los choques desertaron al menos sesenta militares y policías venezolanos que pasaron al lado colombiano”.

“Los expertos”, señala la AFP, apuntaban a que Maduro buscaba poner a prueba la unidad de mando de las fuerzas armadas, principal soporte del gobernante socialista.

"Guaidó sale debilitado" porque tras lo sucedido "no es muy claro" que el apoyo que tiene en su tierra "sea masivo", dijo a la AFP el internacionalista Rafael Piñeros.

La historiadora, escritora y columnista franco-venezolana Elizabeth Burgos no comparte esta opinión.

“No, ahí lo que se demostró es lo que es el régimen de Maduro. Yo creo que con esto se agotaron todas las posibilidades de un cambio en Venezuela que no sea por la fuerza. Se han agotado todas las posibilidades de que se llegara a una negociación , de que se celebren elecciones. Está demostrado que es un régimen fascista.”, declaró Burgos a RFI, este domingo.

“El pueblo venezolano ha demostrado que es pacífico, que no quiere violencia, que llega con las manos vacías buscando comida porque tiene hambre y los paramilitares les disparan. No fue el ejército y ni siquiera la Guardia Nacional. Muchos de los efectivos que estuvieron en el puente pasaron al lado colombiano”, añadió Elizabeth Burgos.

Según esta historiadora “no se trata de cuán masivo es el apoyo de la población a un cambio pues eso ya está demostrado, de lo que se trata es de técnica militar con el empleo de paramilitares que en Cuba denominan ‘brigadas de respuesta rápida’ y en Venezuela ‘colectivos’. Esos colectivos llegaron en motos y agredieron a los civiles desarmados. El problema también es el apoyo de la izquierda a un régimen fascista, lo que es una anomalía. Eso hay que verlo así. Y la izquierda está demostrando que se va a acabar con el apoyo a Maduro”.

-El Grupo de Lima-

El Grupo de Lima, creado en 2017 para promover una salida a la crisis venezolana, se reunió por última vez el 4 de febrero en Ottawa.

Entonces, once de los 14 integrantes del bloque pidieron un cambio pacífico de gobierno en Venezuela y llamaron a los militares a reconocer a Guaidó y permitir la entrada de la ayuda.

Guaidó le apostará a la reunión de los 13 estados latinoamericanos y Canadá luego de que Maduro, respaldado por Moscú, lograra impedir que la asistencia enviada principalmente por Estados Unidos ingresara a su territorio, lo que obligó a sus opositores a decretar el repliegue.

Los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden dejaron 285 heridos en Colombia, de ellos 255 venezolanos, y dos muertos en el estado de Bolívar, limítrofe con Brasil. Además, dos camiones con insumos fueron quemados en el puente internacional Francisco de Paula Santander.

El mandatario chavista se opone al ingreso de la asistencia por considerarla el punto de entrada de una intervención militar estadounidense. El presidente estadounidense Donald Trump ha dicho que no descarta ninguna opción en Venezuela.

Guaidó, que llegó el viernes a Colombia, recibió el espaldarazo de Estados Unidos. El secretario de Estado, Mike Pompeo, condenó "los ataques a civiles" y prometió "tomar acciones" para apoyar la democracia en Venezuela.

Asfixiada por desabastecimiento e hiperinflación, la crisis económica ha provocado que 2,7 millones de personas hayan salido de la nación petrolera desde 2015, según la ONU.

- Coletazo en Colombia -

Guaidó cruzó a Colombia pese a una restricción de la justicia afín al chavismo que le ordenaba no dejar el país, y no se sabe cómo volverá a ingresar.

El apoyo del presidente Iván Duque y el intento de paso de la ayuda desde Colombia provocaron que Maduro rompiera las relaciones con Bogotá, que estaban prácticamente congeladas desde 2017.

Además el gobierno colombiano ordenó el cierre de los cuatro pasos fronterizos que conectan al departamento de Norte de Santander con Venezuela durante 48 horas para evaluar daños ocasionados por los disturbios. La oposición venezolana también intentó cruzar la asistencia por Brasil, Puerto Rico y Curazao.

La medida decretada por Duque "obedece a la necesidad de evaluar los daños ocasionados a las instalaciones gubernamentales" de los puentes Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander, la Unión y la Unidad, explicó la autoridad migratoria.

Históricamente las relaciones entre ambas naciones han estado bajo tensión en parte por el control de la porosa frontera común de 2.200 kilómetros, en la que actúan guerrillas, narcotraficantes y bandas de contrabandistas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.