Saltar al contenido principal
Noticias de América

Celebrar la dictadura es celebrar violaciones masivas y sistemáticas a Derechos Humanos: relator ONU

Audio 04:51
Bolsonaro participa en la graduación de militares en Rio el 29 de marzo, dos dias antes del aniversario 55 del Golpe
Bolsonaro participa en la graduación de militares en Rio el 29 de marzo, dos dias antes del aniversario 55 del Golpe Fernando Frazão/Agência Brasil

A propósito de la “desafortunada” orden del presidente Bolsonaro, el relator especial de la ONU para la Verdad, Justicia, Reparación y Garantías de Non reparación, Fabián Salvioli, afirma que "reivindicar el Golpe de Estado en Brasil es reivindicar crímenes contra la humanidad como la tortura, la desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales y detenciones arbitrarias". 

Anuncios

Según la Comisión Nacional de la Verdad, más de 8,000 indígenas y al menos 434 presuntos opositores políticos fueron asesinados o desaparecieron por la fuerza en Brasil durante los 21 años de dictadura. Decenas de miles de personas arrestadas y torturadas arbitrariamente. Sin embargo, una ley de amnistía promulgada durante ese periodo militar impidió la rendición de cuentas por los abusos.

Entrevistado por Radio Francia Internacional, el relator especial de la ONU explicó que “Conmemorar el aniversario de un régimen que trajo tal sufrimiento a la población brasileña es tan inmoral como inadmisible en una sociedad basada en el estado de derecho. Y que las autoridades tienen la obligación de garantizar que tales crímenes horrendos nunca sean olvidados, tergiversados o que queden impunes.

Salvioli insistió en que Brasil tiene cuentas pendientes respecto a la memoria, la verdad, la justicia y las reparaciones a las víctimas. “Todavía está vigente una ley de impunidad que impide avanzar en el juzgamiento de personas responsables. No se cumplen las decisiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. No existe un marco lo suficientemente amplio en cuanto a la reparación a las víctimas y en cuanto a las garantías de no repetición hace falta establecer programas de memoria”.

Brasil se ha comprometido a respetar los derechos humanos, ha ratificado tratados internacionales y ha recibido pronunciamientos de órganos internacionales como la ONU o el sistema Interamericano de derechos Humanos. “Son obligaciones jurídicas que el Estado de Brasil debe cumplir. Y, por ende, quien ocupe temporalmente la presidencia de la República debe actuar en esa dirección. Hay una obligación de Estado que se debe cumplir. Esto no depende de la buena voluntad o de las opiniones personales quienes eventualmente gobiernen en un país”.

Para el experto de la ONU cualquier acción que pudiera justificar o tolerar graves violaciones de los derechos humanos durante la dictadura reforzaría aún más la impunidad que los perpetradores han disfrutado en Brasil, obstaculiza los esfuerzos para prevenir cualquier repetición de tales violaciones y debilita la confianza de la sociedad en las instituciones públicas y la regla de ley."

Rememorar y no conmemorar rectificó Jair Bolsonaro tras el estallido generado con su orden al ministerio de defensa de organizar las celebrar del 55 aniversario del Golpe Militar. Un matiz idiomático que no alcanza desdibujar en la memoria del país las dos décadas de violación al orden democrático, al Estado de derecho y a los derechos Humanos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.