Saltar al contenido principal

Prosur divide a los países de Sudamérica

El presidente colombiano Iván Duque con su par chileno Sebastián Piñera, este 21 de marzo de 2019 en Santiago de Chile.
El presidente colombiano Iván Duque con su par chileno Sebastián Piñera, este 21 de marzo de 2019 en Santiago de Chile. REUTERS/Rodrigo Garrido

Este viernes, el presidente chileno Sebastián Piñera tiene previsto lanzar Prosur, sellando así el final de la Unasur, en una reunión a la que fueron invitados 12 mandatarios sudamericanos y asistirán siete.

Anuncios

Impulsado por los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y de Colombia, Iván Duque, Foro para el Progreso (Prosur) nace en medio del auge de los gobiernos conservadores de la región y de la inactividad en la que entró la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), que nació hace más de diez años.

Esta iniciativa regional surge un año después de que Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú suspendieran sus actividades en la Unasur debido a la falta de consenso para nombrar a un nuevo secretario general.

La semana pasada, Ecuador anunció su retiro de la organización y pidió la devolución del edificio que alberga a la Secretaría General en las afueras de Quito. Con esta decisión, Unasur, que en principio estaba integrada por 12 naciones, quedó reducida a cinco: Bolivia, Guyana, Surinam, Uruguay y Venezuela.

“Nuestra intención hoy es avanzar en la integración sudamericana”, adelantó Duque que viajó este jueves a Chile, en una visita previa a la reunión de este viernes, a la que asistirán los mandatarios de Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú. Cancilleres de América de Sur también se juntaron este jueves en Santiago.

Para el presidente chileno, lo que se busca es que “América del Sur tenga un foro, una instancia donde poder juntarnos, dialogar, colaborar, compartir ideas, buscar acuerdos que nos permitan acelerar avances en tantos frentes y que nos permita que la voz de América del Sur sea escuchada con más fuerza”.

Prosur no consigue el consenso en Sudamérica

“Es una herramienta de cooperación, de diálogo sin ideologización alguna, pensando en la defensa de la democracia, en la integración económica y en agendas compartidas con una estructura liviana sin burocracia”, señaló el mandatario colombiano tras reunirse con su par chileno.

Sin embargo, a Prosur adhieren inicialmente la mayoría de los gobiernos conservadores de la región, unidos hoy también en sus críticas al gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

Uruguay ve con cautela la iniciativa. El presidente Tabaré Vázquez, que no viajará a Santiago y envió al vicecanciller Ariel Bergamino, hizo pública su posición en contra de la creación de Prosur: “Generar otro proceso de integración también con una finalidad ideológica política es cometer el mismo error”, dijo, hablando de la Unasur que nació en la época de oro de los gobiernos de izquierda en la región. América Latina “tiene una enormidad de procesos de integración regional. Superponemos un proceso a otro y a otro…”, recalcó Vázquez.

Bolivia, por su parte, sigue defendiendo la existencia de la Unasur, y Evo Morales tampoco asistirá al encuentro.

Inicialmente, el nuevo foro fue planteado como una estructura más ligera, sin sede permanente ni secretariado, algo similar a la exitosa experiencia a nivel comercial de la Alianza del Pacífico. Pero los analistas advierten que corre el riesgo de convertirse en un nuevo intento fallido de integración.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.