Saltar al contenido principal
Noticias de América

Nicaragua: Parálisis de la negociación entre gobierno y oposición por represión

Audio 04:42
Manifestantes llevan a un herido durante una protesta contra el régimen de Daniel Ortega, el 30 de marzo de 2019 en Managua.
Manifestantes llevan a un herido durante una protesta contra el régimen de Daniel Ortega, el 30 de marzo de 2019 en Managua. Fuente: Reuters.

La negociación entre el gobierno y la oposición para resolver la crisis en Nicaragua cayó este lunes en un nuevo impasse por la negativa oficial de aceptar garantes internacionales, tras la violencia contra manifestantes el pasado fin de semana, según fuentes opositoras.

Anuncios

Las negociaciones entre el gobierno y la Alianza Cívica nicaragüense se tambalean luego del incidente registrado el pasado fin de semana, en el cual varios manifestantes acabaron arrestados y golpeados por la policía tras los disparos generados por un activista del frente sandinista.

Ocurrió cuando no habían pasado ni 24 horas desde que el régimen de Daniel Ortega se comprometiese a respetar los derechos civiles y políticos de los nicaragüenses, entre los que se incluye a manifestarse pacíficamente.

“Los acontecimientos del último sábado 30 de marzo en Managua y otras zonas del país en las que se vivió una vez más la represión a través de fuerzas policiales y parapoliciales afines al partido de gobierno y al régimen de [Daniel] Ortega han puesto en tela de juicio la credibilidad de la mesa de negociación”, explica a RFI Max Jerez, uno de los negociadores pertenecientes a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

“Estas acciones obligaron a Alianza Cívica, de la cual formo parte, a poner una formal queja ante los testigos y acompañantes, que en este caso son la Organización de Estados Americanos (OEA)y la Santa Sede, a través del nuncio apostólico, en la que denunciamos la violación de los acuerdos aprobados el día anterior 29 marzo sobre libertades y garantías constitucionales y también instando al llamado urgente a organizaciones internacionales de derechos humanos que fungen como garantes internacionales de los acuerdos para que así, con la presencia de estos organismos internacionales, pueda obligarse al cumplimiento de las partes de acuerdo”, explica Jerez.

“Ellos no han pedido perdón ni siquiera han asumido un fallo en esta acción, por el contrario al tratado de justificarlo de diferentes maneras. Ellos han retomado el discurso de que la Oposición es violenta, de que hay intenciones golpistas, grupos terroristas y eso va en torno a una campaña de estigmatización de la oposición por la cual pretenden justificar la violencia policial y paramilitar. Eso es preocupante porque evidencian la poca capacidad del régimen incluso de reconocer sus fallos y sus acciones incluso dentro del nuevo contexto”, alerta Jerez.

En medio de este clima hostil, La Unidad Nacional Azul y Blanca [una amplia alianza de la oposición establecida en octubre de 2018], vuelve a convocar protestas contra el gobierno para este martes y miércoles.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.