Saltar al contenido principal

‘Nito’, el presidente que promete ‘hacer sin robar’

De raíces española y griega, estudió Comercio Internacional en Estados Unidos, donde llegó a trabajar en la Organización de Estados Americanos (OEA) y donde conoció a su esposa Yazmín Colón, quien le llamaba el "gringuito". Con ella tuvo dos hijos.
De raíces española y griega, estudió Comercio Internacional en Estados Unidos, donde llegó a trabajar en la Organización de Estados Americanos (OEA) y donde conoció a su esposa Yazmín Colón, quien le llamaba el "gringuito". Con ella tuvo dos hijos. Fuente: Reuters.

Con 66 años, Laurentino Cortizo se convierte en el próximo mandatario de Panamá, tras imponerse en las elecciones por un estrecho margen. El exministro de Desarrollo Agropecuario de Martín Torrijos llega al poder poniendo el acento en rehabilitar la imagen de sus país luchando contra la corrupción y la pobreza.

ANUNCIOS

Licenciado en Administración de Empresas en la Universidad de estadounidense de Norwich, Laurentino “Nito” Cortizo es un empresario ganadero que en campaña prometió "defender" y hacer "respetar" los intereses del país.

"De los 125 compromisos que tenemos en el plan de acción el número uno habla de rescatar el nombre de Panamá", afirmó Laurentino “Nito” Cortizo horas antes de ganar los comicios por un estrecho margen.

Hasta ahora, su principal cargo público había sido como ministro de Desarrollo Agropecuario de Martín Torrijos, en 2004. Entonces dimitió por considerar que su país no debía aceptar el relajamiento de las normas sanitarias que, a su juicio, imponía el TLC con Estados Unidos, aunque ahora manifiesta que ese acuerdo hay que "respetarlo".

Sus seguidores destacan su humildad y sensibilidad social, mientras que sus detractores le achacan rodearse de diputados señalados por escándalos de corrupción.

Sin embargo, él proclama que bajo su gobierno no habrá "intocables".

"Óiganme bien para que luego no digan que no lo oyeron: vamos a hacer sin robar", había dicho ante sus seguidores durante la presentación de su programa.

La lucha de la corrupción es una de las grandes deudas pendientes, puesta de manifiesto con el escándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Para Olga de Obaldía, directora ejecutiva del capítulo panameño de Transparencia Internacional, el nuevo gobierno debe llevar a cabo un plan para responder a una demanda ciudadana. “Número uno, ocuparse del Estado de derecho y la justicia”, asegura a RFI. “Segundo, cambios profundos en la manera de gestión de las contrataciones públicas, especialmente en la infraestructura, mejorar el entorno de transparencia con leyes anticorrupción necesarias que no tenemos, y otros temas como el acceso a la información”, subraya.

Al menos en los papeles, Cortizo llega con un plan de transparencia gubernamental y castigo a las empresas involucradas en casos de corrupción.

Por otro lado, defiende un plan para reformar el Estado, mejorar la educación, impulsar la economía, así como combatir la pobreza y la desigualdad.

"Quiero dejar un legado", recalcó este amante del sancocho de gallina y el cangrejo guisado, que ganó las primarias de su partido con un amplio margen.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.