Saltar al contenido principal
Noticias de América

Colombia: ¿Qué hay detrás de la fractura de la ex-guerrilla de las Farc?

Audio 4:28
Rodrigo Londoño, alias Timochenko, ex-líder de las Farc, el 13 de juilio de 2018.
Rodrigo Londoño, alias Timochenko, ex-líder de las Farc, el 13 de juilio de 2018. REUTERS/Luisa Gonzalez

La ex-guerrilla de las FARC se fractura en dos pedazos... y lo hace con una carta que su dirigente Rodrigo Londoño, alias Timochenko, hizo pública para desmarcarse de su antiguo camarada Iván Márquez. ¿Cuáles son las razones de este cisma? ¿En qué se distinguen cada una de estas alas?

ANUNCIOS

Existirían ahora dos vertientes en el antiguo grupo guerrillero colombiano, hoy convertido en partido político: los que se pliegan al acuerdo de paz y los que consideran que fue un error dejar las armas.

“Esto confirma, primero, la fractura interna dentro de las FARC, que se había manifestado desde el año anterior, cuando se empezaron a crear dos alas dentro de la organización”, explica Néstor Rosanía, politólogo colombiano, director del Centro de Estudios en Seguridad y Paz.

“Hay un ala dura, encabezada por Iván Márquez, y un ala moderada encabezada por Timochenko. Estas dos alas han tenido muchas fricciones dentro de los consensos internos del partido y de las discusiones, pero se materializó a partir del caso Santrich. Porque hizo que existiera un pronunciamiento de esa ala moderada dentro de las Farc encabeza por Timochenko, diciendo que los integrantes de las Farc en términos armados tenían que responder de sus delitos a partir del 1° de diciembre de 2016 en adelante con la justicia ordinaria y las consecuencias que eso tuviera”, explica Rosanía.

“El ala dura y radical de Iván Márquez se pronuncia y dice que no se puede dejar como desamparado a alguien de la organización y que, por el contrario, tienen que estar todos unidos. Ese escándalo nuevamente dentro de las Farc se abre porque el ala dura de Iván Márquez terminó yéndose con un ala militar que es la de alias “El Paisa”, que manejaba todo el tema del narcotráfico. El ala más dura de la guerra de las FARC está reorganizándose en el oriente del país, sacando todo lo que va a ser la droga, que sale hacia el lado de Venezuela y Brasil. Y los que están en el ala moderada ya se quieren quedar en la política. Finalmente lo que vemos aquí es una fractura interna, y lo que va a llevar es a que el ala moderada, lentamente, regrese al tema de la violencia”, advierte.

Iván Márquez, quien participó en la negociación de los acuerdos de paz en La Habana y ha sido históricamente una de las caras más visibles de la guerrilla, abandonó su curul en el Congreso y no se sabe de su paradero desde el pasado mes de agosto. El partido FARC repudia ese abandono.

“Cuando uno asume responsabilidades públicas, tiene un deber ante la sociedad, y en este caso también ante el partido. No estamos hablando de cualquier fenómeno, sino de terminar una guerra de más de medio siglo”, afirma el senador y ex-guerrillero Carlos Lozada.

La división de las FARC en dos ramas - la moderada y la radical - puede obedecer también a razones de carácter judicial. La captura de Jesús Santrich, acusado de narcotráfico, podría ser solo el primer paso hacia el arresto de otros ex-miembros. Ante este escenario, unos se radicalizan, otros se desmarcan.

Néstor Rosanía destaca el lugar que ocupa Santrich en esta fractura. “El tema de Santrich es fundamentalmente que hay un personaje en esta historia que es muy importante, y es el sobrino de Iván Márquez, que se llama Marlon Marín. Él termina como testigo protegido de la justicia de los Estados Unidos. Es el que da las pruebas en contra de Santrich, pero seguramente tenga un tema probatorio contra Iván Márquez y de alias “El Paisa”. Debe ser tan fuerte el capital probatorio que él tiene en contra de estos personajes que las Farc lo que intentan es partirse y dividirse para venderle la imagen a la opinión pública de que ya va a haber un ala política, encabezada por Timochenko, Carlos Antonio Lozada y los demás que están hoy en el Congreso, y que nos los vinculen con los que ellos puedan hacer más adelante”, agrega.

La pregunta es cómo afecta esta división los acuerdos de paz ya firmados y sellados entre las FARC y el Estado colombiano.

“El acuerdo en términos de la implementación en este momento sufre una crisis porque el Estado colombiano no pudo crear realmente una política de Estado, sino de gobierno. [El entonces presidente] Juan Manuel Santos hace una negociación, pero su sucesor no está implementando lo que se negoció. Entonces, la implementación está en crisis por parte del Estado colombiano, pero también por parte de las Farc que, pese a que un ala se integra a la política, vamos a ver a otra como la de Iván Márquez o “El Paisa” y todas esas disidencias que regresan nuevamente al tema del narcotráfico, minería ilegal y todo este portafolio de negocios ilegales que está alrededor”, concluye Néstor Rosanía.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.