Saltar al contenido principal

Chile: el plan de descarbonización es ‘insuficiente’, dicen ambientalistas

Foto aerea de una planta de biogas en Chile.
Foto aerea de una planta de biogas en Chile. AFP/File

A seis meses de recibir la Conferencia COP25 sobre el clima, el presidente chileno Sebastián Piñera anunció el cierre de 8 centrales termoeléctricas para avanzar hacia la neutralidad de su país en materia de emisiones de carbono. Pero las ONG ecologistas piden un calendario de cierre de las 28 centrales que cuenta el país.

ANUNCIOS

Chile anunció el cierre de ocho centrales termoeléctricas en los próximos cinco años, en el marco de un plan que busca lograr que el país sea carbono neutral hacia 2050, en base al impulso de las energías renovables no convencionales.

El plan, anunciado por el presidente Sebastián Piñera, prevé el cierre de centrales que representan el 20% de la capacidad energética generada en el país, equivalente a 23.389 megavatios (MW), pero fue considerado insuficiente por organizaciones ambientalistas.

"Se ha oficializado una condena al carbón por 20 años más", criticó la organización conservacionista Greenpeace, explicando que el anuncio "está lejos de la ambición climática que debiera liberar el presidente Piñera", ya que "es perfectamente posible" tener un plan de cierre inmediato de las ocho plantas anunciadas y de todas las existente en el año 2030.

Es "totalmente insuficiente", insiste Sara Larraín, de la ONG Chile Sustentable, “dado que las 8 centrales que se anuncia cerrar en los próximos 5 años son muy antiguas, 7 de ellas tienen más de 40 años por lo tanto tienen una obsolescencia tecnológica. Por lo tanto anunciar el cierre de centrales que están obsoletas tecnológicas es mezquino”, dijo Larraín, en entrevista con RFI.

El plan oficial, en el marco de las acciones que el gobierno está realizando como anfitrión de la próxima COP 25 en diciembre, establece que de aquí a 2024 se cerrarán una central en la cuidad de Iquique y cuatro en la de Tocopilla, ambas en el norte del país; dos en la localidad de Puchuncaví, en el centro, y una en Coronel, en el sur de Chile.

Tras el cierre de las centrales, habrá un plazo de cinco años en que estas permanecerán en un "estado operativo de reserva" estratégica, lo que significa, según el presidente chileno, que "van a poder ser llamadas si tenemos cualquier problema en materia de generación de energía".

Inversiones en energías renovables

Chile, un importador neto de energía, vio aumentada la cantidad de carbón usada en la generación energética durante la última década, obligada en gran parte por el fin de las exportaciones de gas natural desde Argentina. Para hacer frente a la escasez, se construyeron dos plantas de gas natural licuado (GNL) que le permitieron comprar gas en diferentes destinos, junto con incrementar el uso del carbón, que es la fuente de producción eléctrica más contaminante.

Los envíos de gas argentino se reactivaron, sin embargo, el año pasado después de una nueva alianza energética para permitir la libre comercialización, importación, exportación y transporte de gas natural y energía eléctrica entre ambos países.

En el marco del plan oficial de descarbonización, el gobierno chileno espera que hacia 2040 el país deje de usar carbón para generar energía, y una década después se espera que Chile sea un país "carbono neutral", es decir que todo lo que emite el país sea absorbido.

Actualmente, el 40% de la generación energética en Chile se produce en base a usinas termoeléctricas, en 28 centrales a carbón que suman 5.500 megavatios de capacidad de generación. "La energía fósil en Chile representa la mayor parte de la generación energética", constata la ambientalista Sara Larraín.

"Por lo tanto tenemos un tremendo desafío de retirar el carbón, con el objeto de que las nuevas en energías renovables puedan ingresar su energía en el sistema. Hoy día muchas veces la energía solar particularmente ha tenido que ser desechada, no pudiendo ingresar al sistema", concluyó Larraín.

>Reportaje en el desierto de Atacama en una planta de energía solar.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.