Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

Delitos medioambientales, una responsabilidad compartida

Audio 20:27
Paragominas es una de las pocas regiones brasileñas donde ha cesado la deforestación ilegal, gracias a una iniciativa del presidente Lula en 2008.
Paragominas es una de las pocas regiones brasileñas donde ha cesado la deforestación ilegal, gracias a una iniciativa del presidente Lula en 2008. RFI/François Cardona

Inversiones reducidas y fuertes ganancias con un riesgo mínimo, son los rasgos que mejor tipifican a los delitos ambientales. El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente e Interpol, estima que el año pasado, los delitos ambientales movieron un volumen de negocios de más de 100 mil millones de dólares. Un fenómeno en plena expansión que exige un enfoque global.

ANUNCIOS

La noción de delito ambiental cubre una amplio espectro de infracciones que va desde la tala y minería ilegales, el tráfico de especies protegidas, los vertidos de productos contaminantes, incluido el asesinato de los ambientalistas que denuncian estas prácticas. Como el caso de la hondureña Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016, en Honduras

Una problemática frente a la cual, muchas veces las autoridades locales no disponen de medios suficientes, una de las prácticas más frecuentes es "el blanqueo de madera" como explica a RFI, la fiscal peruana Flor de Maria Zapata. Que consiste en comercializar y exportar madera de especies protegidas, gracias a una certificación fraudulenta.

Xavier Cousquer, director de El PAcCTO, programa europeo de asistencia contra el crimen transnacional organizado, destaca la necesidad de adaptar y armonizar los actuales marcos jurídicos, reforzando la legislación.

Una delincuencia transnacional, ya que la mayoría de las veces, la sede de las empresas que cometen las infracciones y quienes obtienen los mayores beneficios, se hayan fuera del país donde se comete el delito, lo que hace indispensable la cooperación.

Colombia estima que este año, los beneficios de la extracción ilícita de oro y piedras preciosas, el tráfico de especies protegidas, incluida la madera; serán superiores a los del narcotráfico. Perú calcula que diariamente, una tonelada de oro es extraída de su subsuelo ilegalmente. La responsabilidad compartida con los países compradores, es talvez un pasaje ineludible para combatir este tipo de delito.

Entrevistados: Anderson Bichara, jefe de la unidad medioambiental de la policía de Río de Janeiro, Roberto Castillo, jefe de la policía ecológica de Panamá Xavier Cousquer, director de El PAcCTO, programa europeo de asistencia contra el crimen transnacional organizado, Santiago García Martín, teniente coronel de la guardia civil española, agregado ante la gendarmería francesa y Flor de Maria Zapata, fiscal peruana especializada en delincuencia medioambiental.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.