Saltar al contenido principal
Escala en París

Venezuela: "Mi salario mensual solo me permite comprar un cartón de huevos"

Audio 13:08
Luisa Elena Molina es experta en seguridad alimenticia. En Escala en París describe la grabe cisis de desnutrición que vive Venezuela.
Luisa Elena Molina es experta en seguridad alimenticia. En Escala en París describe la grabe cisis de desnutrición que vive Venezuela. RFI

La experta del Centro de Investigaciones Agroalimentarias de la Universidad venezolana de los Andes de Mérida, Luisa Elena Molina, hace Escala en París. Ha viajado a Francia para participar en el Foro Mundial por la paz, coincidiendo con los 75 años del desembarco de Normandia. Foro al que le invitaron para hablar de la crisis alimentaria y humanitaria que atraviesa Venezuela.

Anuncios

Luisa Elena Molina lleva más de treinta años trabajando en cuestiones de seguridad alimentaria en su país, Venezuela. Es experta y miembro desde su fundación del Centro de Investigaciones Agroalimentarias de la Universidad venezolana de los Andes de Mérida.  Desde su trabajo de campo constata cómo se ha degradado el acceso a la alimentación de los venezolanos. Un fenómeno que no es reciente y así lo resume: "Tenemos menos tomas alimentarias, cambios en la frecuencia, cambios en la composición del plato, ausencia de proteínas, más aumento de carbohidratos".

"Eso equivale a desnutrición", en el país no se está comiendo tres veces al día y está afectando a practicamente todos los venezolanos. "Se calcula que aproximadamente 87% de la población se encuentra en situación de pobreza y la mitad de ellos en situacion de pobreza crítica. El hambre no solo abarca a las personas en estado de pobreza sino también a toda la clase media que se vino a abajo, esto nos afecta a todos, ante todo a los que no tienen acceso a envíos del exterior y que están en imposibilidad de adquirir alimentos con su salario", explica.

Esto quiere decir que cuando los alimentos sí llegan a los anaqueles [la producción está bloqueda y la cadena de distribuición atrofiada] es casi misión imposible adquirirlos. "El equivalente de un kilo de carne es un poco más de un salario minimo. Mi salario mensual solo me permite comprar un cartón de huevos", apunta. La inflación hace aumentar los precios de manera galopante ; el fondo monetario internacional prevé una inflación de 10 millones por ciento a finales de este año.

Y entre los venezolanos que tienen hambre, los más vulnerables están pagando el alto precio de la crisis humanitaria: los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos sin contar a aquellas personas que no están en buena salud puesto que la escasez también es de medicinas: "Las muertes son referidas diariamente en hospitales de todo el país. Los niños nacen y ni siquiera hay las vacunas de rigor".

Para entender las razones de un tal colapso, hay que remontar al 2003 cuando en Venezuela "la producción nacional cayó de manera muy importante por una serie de medidas políticas [expropiaciones]. Eso influyó gravemente sobre las cadenas alimentarias; la producción de cereales, de carne, de leche y muy recientemente las hortalizas. Cayó la producción nacional al mismo tiempo que las políticas gubernamentales favorecieron la importación. Al caer los precios del petroleo la situación estalla". Una trágica ecuación que ha empujado a unos 5 millones de venezolanos al exilio. 

Si bien el bloqueo petrolero actual por parte de los Estados Unidos la exacerba ya en 2014 expertos, incluyendo a Luisa Elena Molina, habían alertado sobre el riesgo alimentario y humanitario.

#EscalaenParís está también en Facebook. Un programa coordinado por Florencia Valdés, realizado por Souheil Khedir, Matthias Taylor y Vanessa Loiseau. 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.