Saltar al contenido principal
Estados Unidos

La indemnización a descendientes de esclavos irrumpe en la campaña electoral

Las vidas de los afroamericanos son ahora mejor que hace medio siglo, sin la humillación diaria de los carteles “Sólo para blancos”.
Las vidas de los afroamericanos son ahora mejor que hace medio siglo, sin la humillación diaria de los carteles “Sólo para blancos”. DR.

La necesidad de ofrecer reparaciones económicas y simbólicas a los afrodescendientes se ha convertido en uno de los temas de las primarias del Partido Demócrata de cara a las elecciones presidenciales de 2020. ¿Cómo cifrar esta deuda? ¿Qué forma debería adoptar la indemnización? El informe del corresponsal de RFI.

Anuncios

Por Xavier Vila, corresponsal de RFI en Washington

El impacto social de la presidencia de Donald Trump supera ampliamente el debate sobre la polarización política. Los excesos verbales de Trump son tan recurrentes que parecen haber anestesiado a una sociedad ya acostumbrada al insulto y a la provocación. Pero a las puertas de la campaña para su reelección, los excesos de Trump han movido el péndulo social al otro extremo. Algo cambió cuando el presidente equiparó a ultranacionalistas blancos portadores de esvásticas con ciudadanos de Charlottesville que los confrontaron en una aciaga jornada de violencia dos veranos atrás. Tras 250 años de esclavitud, 9 décadas de legislar bajo las leyes Jim Crow, 12 lustros de aplicar la política de “separados pero iguales” y 35 años de discriminación inmobiliaria, el debate que pide indemnizar a descendientes de esclavos negros en Estados Unidos se consolidó en el imaginario colectivo.

Foto de archivo del 8 de julio de 2017 muestra a miembros de Jdel Ku Klux Klan en una manifestación de apoyo a monumentos confederados en Charlottesville, Virginia.
Foto de archivo del 8 de julio de 2017 muestra a miembros de Jdel Ku Klux Klan en una manifestación de apoyo a monumentos confederados en Charlottesville, Virginia. ANDREW CABALLERO-REYNOLDS / AFP

Y un puñado de candidatos del Partido Demócrata a la presidencia abrazaron el debate.

¿Se debe indemnizar a los afroamericanos por la esclavitud impuesta sobre sus ancestros? ¿Bajo qué condiciones? ¿Indemnizarlos ahora es empezar la casa por el tejado (según la comunidad afectada el abuso continúa, no en forma de esclavitud, sino a través de un racismo institucionalizado inherente a la sociedad estadounidense)?

Las vidas de los afroamericanos son ahora mejores que hace medio siglo, sin la humillación diaria de los carteles “Sólo para blancos”. Pero este progreso descansa en una base frágil. La brecha salarial entre negros y blancos es aún tan amplia como en 1970. Según el prestigioso centro de encuestas Pew los domicilios blancos tienen de media un valor 20 veces superior a los negros. La desigualdad es perniciosa hasta el extremo que, según escribió el imprescindible Ta-Nehisi Coates en un artículo seminal en The Atlantic, “las raíces de la riqueza de la república estadounidense parecen aflorar del expolio sistemático sobre la población negra, pilar económico de una sociedad esclavista que engendró un experimento democrático sin parangón sobre una mano de obra esclavizada”.

El debate no es nuevo. En el siglo XX el segregacionista Walter Vaughan apostó por las indemnizaciones como modo de estimular la economía del sur perdedor en la Guerra Civil. Distintos activistas organizaron la organización N’Cobra para gestionar las reparaciones. Pero mientras estas iniciativas surgían el país se revolvió desde sus élites. La periodística incluida. El Chicago Tribune editorializaba en 1891 que “los negros se pueden dar por restituidos puesto que les hemos incorporado a la civilización cristiana y les hemos dotado del noble idioma inglés en vez de sus patrañas africanas”.

La constatación más evidente de este desinterés surge de la House Resolution 40, impulsada por el congresista demócrata por Detroit John Conyers Jr, durante 25 años y mantenida en el escaparate legislativo por otros políticos tras perder Conyers su escaño. El debate sobre la “Comisión para el estudio de propuestas de reparación para los afroamericanos” nunca llegó al pleno de la cámara baja.

Pero esa es la percepción que ahora se tambalea. La sola mención de reparaciones para los afroamericanos fue sistemáticamente vinculada a la agenda de izquierdistas lunáticos. Pero el hecho de que candidatos consolidados a la lucha por la nominación del Partido Demócrata abracen este debate modifica el escenario.

¿Quiere esto decir que habrá reparaciones pronto? Ni mucho menos, igual como pudimos afirmar 10 años atrás que la llegada a la presidencia de Barack Obama no implicó un cambio sustancial en las relaciones raciales en Estados Unidos.

Pero el péndulo se mueve, y el debate está abierto. El reto para los damnificados es el de asegurar que el progresismo blanco inclinado a reparar daños históricos no se limite a invocar al supremacismo blanco como explicación de todos los males. O dicho de otro modo, los afectados deben superar el maquillaje estéril que supondría cambiar el nombre al problema, y pasar de la lucha racial a otra contra el discurso racista que dicen que emana del presidente Trump.

Bajo este ideario la mejor reparación no sería económica, sino simbólica. Requeriría que los Estados Unidos reconociesen como país su pecado original. Un desagravio que, sí, provocaría división. Aunque cuesta pensar que el país pueda estar más dividido que ahora.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.