Saltar al contenido principal
Noticias de América

Demandan a Société Générale en EE.UU. por 'tráfico' con banco cubano expropiado

Audio 2:11
Sede del banco francés Société Générale en la zona de negocios de La Défense, en París.
Sede del banco francés Société Générale en la zona de negocios de La Défense, en París. Reuters

En Miami, los herederos de los dueños del Banco Nuñez, un banco cubano que fue nacionalizado por el gobierno comunista de Fidel Castro, demandaron al grupo bancario francés Société Générale por cerca de 800 millones de dólares. RFI entrevistó a Nicolás Gutiérrez, el presidente de la Asociación Nacional de Hacendados de Cuba.

ANUNCIOS

Los herederos de los dueños del Banco Nuñez, que fue nacionalizado por el gobierno de Fidel Castro después de la Revolución, demandaron en Miami al banco francés Société Générale por 792 millones de dólares.

Se apoyan en la ley Helms-Burton, rehabilitada en mayo por Donald Trump, que permite a cubanos exiliados en Estados Unidos exigir reparación en los tribunales estadounidenses por las expropiaciones de la Revolución castrista.

“Société Générale está haciendo un negocio con el único banco que existe en Cuba, el banco central del régimen comunista. El régimen comunista se robó todos los bienes de todos los bancos privados que existían en Cuba antes de la Revolución. Las industrias bancarias, como todas las industrias, fueron sujeto de una expropiación sin compensación”, denuncia Nicolás Gutiérrez, el presidente de la Asociación Nacional de Hacendados de Cuba, y asesor jurídico al bufete de abogados que maneja esta demanda contra la Société Générale.

Los demandantes alegan que el banco francés logró beneficios por 1.340 millones de dólares en transacciones con el Banco Nacional de Cuba (BNC), al que fue forzosamente integrada la entidad de sus antepasados.

La demanda estima que el Banco Núñez entonces valía 7,8 millones de dólares, que representaban el 10,5% del patrimonio del BNC cuando éste lo nacionalizó en 1960.

“La familia Nuñez tenía el 10% de ese monto robado, por lo tanto están demandando a la Société Générale por el 10% del robo del gobierno de Cuba, con el cual está haciendo negocios con la Société Générale”, explica Gutiérrez.

Según él, pronto se unirán a las demandas los descendientes de los más de 20 bancos cubanos que también tenían parte del sector bancario antes de la Revolución, como el Banco Castaño o el Banco Pedroso.

Nicolás Gutiérrez no se anda con rodeos a la hora de hablar de la conducta de los bancos europeos: “Ya es hora de que las empresas europeas se comporten en Cuba bajo los mismos principios de decencia internacional que existe en el mundo occidental, y no trafiquen propiedad robada”.

En cuanto a Francia, “el Código Civil francés altamente penaliza el robo en propiedades robadas y el enriquecimiento ilícito. Por lo tanto no hay derecho, ni moral ni legal, para que bancos o empresas franceses o europeos vayan a Cuba a hacer lo que está estrictamente prohibido en su propio país, y es lo que están haciendo y que tiene que parar”.

Algo que, según él, podrá ser corregido gracias al título III de la ley estadounidense Helms-Burton.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.