Saltar al contenido principal

Los incendios en la Amazonía generan una crisis diplomática entre Francia y Brasil

Imagen satélite muestra el humo de varios incendios en los estados brasileños de Amazonas de Mato Grosso y de Rondonia.
Imagen satélite muestra el humo de varios incendios en los estados brasileños de Amazonas de Mato Grosso y de Rondonia. © AFP PHOTO / NOAA

Los incendios forestales en el Amazonas se han convertido en una crisis internacional. Este viernes, Francia consideró que el presidente brasileño Jair Bolsonaro "mintió" sobre sus compromisos en favor del medio ambiente, y anunció que, en estas condiciones, se opone al acuerdo de libre comercio UE-Mercosur.

Anuncios

"Teniendo en cuenta la actitud de Brasil de las últimas semanas, el presidente de la República constata que el presidente Bolsonaro le mintió en la cumbre de Osaka", declaró la presidencia francesa, que considera que "el presidente Bolsonaro decidió no respetar sus compromisos climáticos" ni sobre la "biodiversidad". "En esas condiciones, Francia se opone al acuerdo Mercosur en el estado actual", agregó el Elíseo.

Macron vs. Bolsonaro

El jueves, el presidente francés Emmanuel Macron ya había expresado su preocupación con un tuit: "Nuestra casa se está quemando. Literalmente. La Amazonía, el pulmón de nuestro planeta que produce el 20% de nuestro oxígeno, está en llamas. Se trata de una crisis internacional. Miembros del G7, nos vemos en dos días para hablar de esta emergencia".

En dos tuits sucesivos, Jair Bolsonaro acusó entonces a Macron de "instrumentalizar un tema interno de Brasil y los otros países amazónicos" con "un tono sensacionalista que no ayuda a resolver el problema". "El gobierno brasileño sigue abierto al diálogo, basado en hechos objetivos y en el respeto mutuo", escribió el presidente de extrema derecha. "La propuesta del presidente francés de hablar de los asuntos amazónicos en el G7 sin la participación de la región evoca una mentalidad colonialista que ya no existe en el siglo XXI", añadió.

Bolsonaro acusa las ONG de estar en el origen de estos incendios forestales. Unos comentarios que causaron indignación entre los ambientalistas. Sin embargo, después de haber dicho que el gobierno no podía hacer mucho para contener las llamas, Bolsonaro convocó una reunión de crisis para tratar de coordinar las acciones sobre el terreno.

"Por omisión o por acción, el gobierno federal brasileño tiene la culpa"

Para Raul Valle, director de Justicia Socioambiental de WWF Brasil, el gobierno es responsable de la situación: "El gobierno federal, las autoridades y el presidente mismo han dicho en la prensa, en internet, que van a legalizar muchas actividades que hoy son ilegales. Por ejemplo una fuente de deforestación muy importante en Brasil son las minerías ilegales, sobre todo en tierras indígenas".

Así, para que ya no sea necesario combatir a las actividades ilegales, Bolsonaro propone legalizarlas, recalca Valle: "Si hay un problema con la ley, cambiemos la ley, lo que no vamos a cambiar es la actividad económica. Es un mensaje a aquellos que siempre quisieron una oportunidad para avanzar sobre tierras indígenas, sobre área protegidas, sobre bosques públicos. Por omisión o por acción, el gobierno federal brasileño tiene la culpa de lo que está pasando en la Amazonía en este momento".

"El año no está tan seco pero el número de incendios es muchísimo más grande. La única explicación es que no son incendios casuales ni que se arrastraron por el viento, sino que fueron provocados por la gente, sobre todo por ganaderos y gente que está intentando robar tierras públicas en Brasil para abrir el bosque para la ganadería y reclamar la tierra para sí. Entonces es un robo de tierra pública por un lado y un atentado, un crimen contra la naturaleza por otro", prosigue el experto.

Según él, estos incendios están vinculados a la deforestación, y los diez municipios donde más se deforestó para agricultura y ganadería son los mismos diez municipios donde hay más incendios. El problema es que en estas áreas, el bosque no volverá: "El bosque se fue por muchísimos años o para siempre".

Demostraciones previstas

Este viernes, manifestaciones están previstas en Sao Paulo y Río de Janeiro. El movimiento de la joven sueca Greta Thunberg convocó asimismo a una manifestación frente a las embajadas y consulados brasileños en todo el mundo.

Al micrófono de la RFI, Marina Silva, ex ministra brasileña de Ecología, explica que la situación está "fuera de control": "Se han registrado 38.000 incendios en toda la Amazonía, y más del 60% de ellos sólo en Brasil. Estamos formando un movimiento con ex ministros y organizaciones de la sociedad civil. Hablaremos con el Congreso Nacional para que suspenda todos los proyectos de ley que sean contrarios al medio ambiente. También debe crearse una comisión parlamentaria".

A 3.000 kilómetros de la Amazonía, en Sao Paulo, los efectos de estos incendios forestales se sienten, informa el corresponsal Martín Bernard. El lunes 18 de agosto, alrededor de las 15 horas, el cielo se oscureció como si hubiera caído la noche. Eran grandes nubes negras que sumergían la ciudad en la oscuridad. Nubes cargadas de partículas provenientes de los incendios amazónicos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.