Saltar al contenido principal
Brasil

'Lo que está asumiendo el gobierno brasileño es la defensa de la deforestación'

Un hombre combate las llamas de la selva amazónica afectada por el desmonte de madereros y agricultores, estado de Amazonas, Brasil, 20 de agosto de 2019.
Un hombre combate las llamas de la selva amazónica afectada por el desmonte de madereros y agricultores, estado de Amazonas, Brasil, 20 de agosto de 2019. REUTERS/Bruno Kelly

El gobierno de Brasil ha operado un giro a propósito de la oferta de los países miembros del G-7 de ayudar con 20 millones de euros para combatir los incendios que están consumiendo parte del Amazonas. ¿Qué explica este cambio de posición, qué intereses están en juego?  

Anuncios

Gaspard Estrada, Director del OPALC (Observatorio Político para América latina) del Instituto de Ciencias Políticas de París (Sciences Po), especialista de Brasil responde a las preguntas de RFI

-- GE.- Este cambio de posición se explica por la evidente fragilidad y el creciente aislamiento del mensaje del presidente brasileño. El hecho que Brasil acepte la ayuda de Israel, Estados Unidos, el Reino Unido y no del G-7 daba muestras de la parcialidad del gobierno brasileño, y de su incapacidad de articular una respuesta sobria, convincente, clara a la inquietud que ha formulado la comunidad internacional al respecto de la desforestación en el Amazonas.

-- RFI.- El gobierno de Brasil pone como condición que los recursos que se den para combatir estos incendios sean manejados por el gobierno mismo...

-- GE.- Claro, y de hecho me parece que eso nunca ha sido en el fondo el objeto de la discusión. El propio fondo que había sido creado durante el gobierno Lula, el Fondo Amazonia, que era financiado por Noruega y Alemania hasta hace unas semanas preveía justamente eso, que sea Brasil y los poderes locales que actúan en el terreno los que ejerzan ese dinero y decidan cuál sería su uso. El problema no está ahí. Lo que se está poniendo sobre la mesa hoy en día es cuál ha sido el cambio de la política ambiental de Brasil bajo el gobierno de Jair Bolsonaro. Y eso es lo que suscita todas estas reacciones internacionales.

-- RFI.- Hay un tema que subyace en el cruce de armas entre Brasil y Francia. Jair Bolsonaro ha insistido mucho en la soberanía de Brasil sobre la Amazonia, una posición que mantuvo su predecesor lejano, el presidente Lula da Silva, y al mismo tiempo con un nuevo factor, que el presidente de Colombia Iván Duque, afirma que la Amazonia, "es patrimonio nuestro, donde ejercemos soberanía"

-- GE.- Me parece que ese tema no es un tema nuevo; como usted apunta desde hace décadas Brasil siempre ha querido dejar muy claro en el escenario internacional el hecho que la Amazonia es un territorio brasileño y que por tanto sus leyes se aplican a ese territorio. Sin embargo el Amazonas es un territorio muy mal controlado por los estados al tratarse de una selva inmensa que está distribuida a lo largo de nueve países en la región, y que por ende, para evitar que estos incendios se desarrollen es necesario tomar iniciativas conjuntas. Desde ese punto de vista, la propuesta del presidente de Colombia de regionalizar este trabajo me parece algo coherente y digamos apegado a lo que existe en la realidad.

-- RFI.- En ese sentido, el gobierno de Colombia y el de Perú están planteando tener una reunión a finales de la próxima semana, el 6 de septiembre, para que se elabore una estrategia regional como usted evoca en este llamado pulmón de la humanidad. ¿Qué se puede esperar, están hay las condiciones para que se creen alternativas a esta falta que usted comenta, de desinterés de los países que tienen colindancia con la Amazonia y su preservación?

-- GE.- Hoy en día, a raíz de todo el peso y el impacto internacional que han tenido estos incendios, habrá una reacción de los gobiernos. Habrá que ver más adelante si lo que se anuncia durante este foro tendrá consecuencias, ha habido inclusive promesas de ayuda no sólo de Estados pero también de grandes empresas, de personalidades, sin embargo vemos que muchas veces estas promesas de donación no se traducen en gestos concretos. Como siempre, habrá que estar muy pendientes de la transposición de las palabras en los hechos.

-- RFI.- Usted señalaba que hay un giro sustancial de la política del gobierno de Brasil a partir de la nueva presidencia de Jair Bolsonaro en lo que tiene que ver con la Amazonía y de manera general con el medio ambiente. ¿Cuál es el centro de este giro en la política del gobierno brasileño?

-- GE.- El giro es muy claro. Hoy en día el gobierno brasileño no solo  no da a los organismos de fiscalización, a los organismos de combate a la deforestación, los presupuestos necesarios para que lleven a cabo su tarea, sino que es el propio Estado brasileño, a través de sus declaraciones públicas -ya sea del ministro de Medio Ambiente o del propio presidente de la República- en el fondo incita a las personas que cometen estas ilegalidades no sólo a continuar sino a expandir esta deforestación ilegal en el Amazonia, y esto es lo que me parece más grave porque en el fondo lo que está asumiendo el gobierno brasileño es la defensa de la deforestación. Eso es lo que me parece está suscitando tantas reacciones a nivel internacional.

-- RFI.- Finalmente, hay reacciones en el plano internacional pero también hay presiones en el plano interno. Jair Bolsonaro sostuvo ayer una reunión con los gobernadores de los nueve Estados que colindan con la Amazonía, hubo reacciones de algunos gobernadores al respecto que no necesariamente siguen la política del señor Bolsonaro, pero también parece haber descontento de una parte del ejército que no está muy conforme con el enfrentamiento que ha tenido el presidente con Francia.

-- GE.- Efectivamente han habido estas señales de los gobernadores, algunos miembros del ejército también están descontentos, pero me parece que lo más importante al día de hoy han sido las tomas de posiciones de los ex ministros de Medio Ambiente de los últimos treinta años. Ministros de izquierda como de derecha, que han denunciado públicamente este cambio, este giro de la política de Brasil al respecto del medio ambiente, y eso es lo que deja más claro este giro, porque no se trata en el fondo de un tema de izquierda o de derecha sino que Brasil está retrocediendo en materia de defensa del medio ambiente y eso es lo que me parece más grave.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.