Saltar al contenido principal
Noticias de América

Disminuyen los asesinatos en El Salvador

Audio 02:40
El presidente Nayib Bukele en agosto de 2019.
El presidente Nayib Bukele en agosto de 2019. Reuters / JOSE CABEZAS

Con apenas 100 días a la cabeza de uno de los países más violentos del mundo, Nayib Bukele se vanagloria de la disminución drástica del número de homicidios. Explicaciones sobre esta tendencia.

Anuncios

"Hoy no se ha registrado ningún homicidio", celebra a menudo en Twitter Nayib Bukele, presidente de El Salvador. El mandatario, que se ha caracterizado porr su hiperactividad en Twitter, expresa así su satisfacción por el significativo descenso de la violencia criminal que azota desde hace décadas al país centroamericano. Cuando Bukele asumió el cargo el 1 de junio, El Salvador registraba diez muertes violentas por día, ahora son 3,8, según cifras oficiales.

El gobierno adjudica este retroceso a un plan que se apoya en operaciones sorpresa de policías y militares en zonas dominadas por los 70.000 pandilleros del país, a controles en carreteras y traslados de algunos de los 17.000 miembros de Maras encarcelados a otras prisiones para cortar su comunicación con el exterior.

“Realmente hay una disminución que, de alguna manera, tiene que ver con lo que el gobierno ha hecho. Primero digamos el anuncio del plan de control territorial en las áreas de mayor actividad de las pandillas”, asegura a RFI, el investigador universitario y criminólogo  salvadoreño Carlos Carcach.

Sin embargo, los analistas se muestran también cautos sobre los resultados de este plan. “Lo que estamos viendo es una aparente reducción en las estadísticas de homicidios. Lo que se está aplicando en El Salvador se ha hecho en otros lugares, con otro tipo de impacto”, señala circunspecto Carlos Ponce, profesor en Criminología de la Universidad canadiense Simón Fraser.

Se manejan otras hipótesis para explicar la caída del número de homicidios. “En círculos de inteligencia se habla de la posibilidad de que existe otro acuerdo, una nueva tregua, entre las autoridades y los cabecillas pandilleros, una negociación más sofisticada que la que existió anteriormente pero simplemente no hay suficiente información para poder sostener esta hipótesis”, añade el profesor Ponce.

Sea cuál sea la razón habrá que ver si esta disminución llegó para quedarse o es solo un paréntesis en una larga historia de violencia en El Salvador.

En 2012, ya se había registrado una importante disminución de los homicidios en El Salvador, tras una tregua acordada entre las pandillas.

>Leer también: El Salvador celebra la reducción del número de homicidios (2013).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.