Saltar al contenido principal

Trump descarta espionaje israelí en la Casa Blanca

Donald Trump reafirmó su 'excelente' relación con el Estado hebreo, este 12 de septiembre de 2019 en Washington.
Donald Trump reafirmó su 'excelente' relación con el Estado hebreo, este 12 de septiembre de 2019 en Washington. REUTERS/Kevin Lamarque

Hace unos días, el periódico Politico afirmaba que Israel habría establecido en 2017 un sistema de interceptación de las comunicaciones móviles en la zona que rodea la Casa Blanca, en Washington. Israel niega que esto sea cierto mientras Trump afirma que no cree que sea posible.

Anuncios

Con Xavier Vilà, nuestro corresponsal en Washington.

Fuentes de la Casa Blanca aseguraron al diario Politico que numerosas entidades extranjeras buscan espiar a la administración estadounidense, pero que pocos países tienen el presupuesto y la capacidad técnica para desplegar artefactos como los detectados en este incidente.

"Estos dispositivos probablemente se utilizaban para espiar al presidente Donald Trump" y a sus asesores, dijo un funcionario estadounidense citado por el periódico.

Y entre estos pocos países se encuentra Israel, capaz según Washington de gastar 150 mil dólares por cada Sting Ray, un artefacto de vigilancia minúsculo que ejerce la función de una torre que da servicio a teléfonos celulares y es capaz de alterar el funcionamiento de estos teléfonos.

Israel lo niega todo

Washington concluyó que en los últimos dos años, Israel habría estado detrás de la instalación de estos aparatos alrededor de la Casa Blanca, con el objetivo de espiar las conversaciones del presidente estadounidense Donald Trump, propenso a utilizar dispositivos móviles desprovistos de herramientas de encriptación.

Inmediatamente, Benjamin Netanyahu, el primer ministro israelí, denunció una historia "inventada". "Tengo una pauta: ningún espionaje en Estados Unidos", aseguró, añadiendo que "se respeta estrictamente, sin excepción".

A pesar de que diversas agencias de inteligencia corroboraron las sospechas sobre los israelíes, la administración Trump declinó tomar represalias. Hay alianzas que son inquebrantables.

"Me resulta difícil de creer", dice Trump

Por su parte, Donald Trump reafirmó su "excelente" relación con el Estado hebreo: "No me lo creo. No pienso que los israelíes nos están espiando. Me resulta difícil de creer", dijo el presidente de Estados Unidos.

De hecho, Trump ha mostrado un apoyo infalible a Israel y a su actual primer ministro Benjamin Netanyahu, llegando incluso a romper con el consenso internacional y la diplomacia tradicional de Estados Unidos al reconocer unilateralmente a Jerusalén como capital de Israel.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.