Saltar al contenido principal
Estados Unidos - Turquía

Presionado por su propio partido, Trump amenaza con destruir la economía turca

Donald Trump en la Casa Blanca, el 7 de octubre de 2019.
Donald Trump en la Casa Blanca, el 7 de octubre de 2019. REUTERS/Kevin Lamarque

El anuncio del presidente estadounidense de retirar sus tropas de posiciones claves en el norte de Siria, en la frontera con Turquía, fue duramente cuestionado por líderes del Partido Republicano, obligando al mandatario a lanzar una advertencia a Ankara. Trump necesita todo el apoyo de sus aliados para enfrentar el proceso de destitución.

Anuncios

Con Xavier Vila, corresponsal de RFI en Washington

La amenaza de Donald Trump de obliterar la economía de Turquía si se excede en su represión en la frontera con Siria se interpreta como la reacción del presidente a la revuelta del núcleo duro de su partido, que lo acusa de abandonar a los kurdos tras haber luchado junto a Washington contra el Estado Islámico en esa zona durante años.

Lindsey Graham, presidente del poderoso Comité Judicial del Senado y uno de los partidarios más francos de Trump en el Capitolio, describió la medida como un "desastre en ciernes" que "garantiza el resurgimiento" del grupo Estado Islámico y dijo que sería una "mancha en el honor de Estados Unidos por abandonar a los kurdos".

Incluso la exembajadora de Trump en la ONU, Nikki Haley, se sumó a las críticas, apuntando sobre todo a las consecuencias sobre los aliados kurdos. "Dejarlos morir es un grave error", dijo.

El episodio ha abierto un enorme boquete de confianza en Trump por parte del caucus republicano, alineado hasta ahora con el presidente ante la embestida de la oposición para destituirlo bajo la acusación de negociar apoyos en Ucrania y China para debilitar a su rival político Joe Biden.

En paralelo, el Pentágono y el departamento de estado se vieron obligados a reaccionar para restablecer la confianza de los países aliados, alarmados porque Washington abandone a los kurdos tras haber luchado como un ejército asociado estadounidense durante cinco años contra el terrorismo islámico.

El anuncio previo del presidente estadounidense, emitido poco después de una conversación telefónica entre Trump y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, fue interpretado como un abandono a las milicias kurdas de esa región -aliados de Washington en la larga batalla contra el Estado Islámico-, y una luz verde para que Ankara ponga en marcha una operación transfronteriza contra ellos, a quienes considera terroristas.

En una serie de mensajes publicados en Twitter, Trump defendió el lunes la decisión como parte de su viejo anhelo de poner fin al despliegue de militares estadounidenses en conflictos de Medio Oriente, a los que calificó de "ridículas Guerras Sin Fin".

"Turquía, Europa, Siria, Irán, Irak, Rusia y los kurdos tendrán ahora que resolver la situación (por ellos mismos)", escribió Trump. "Nosotros estamos a 7000 millas".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.