Saltar al contenido principal
Ecuador

Movimientos indígenas mantienen presión sobre Moreno, quien destaca inicio de diálogo

Protestas en Quito, el 9 de octubre de 2019.
Protestas en Quito, el 9 de octubre de 2019. Fuente: Reuters.

Miles de aborígenes protagonizaron el miércoles la mayor movilización contra el gobierno de Lenín Moreno desde que estallaron hace una semana las violentas protestas contra los ajustes económicos pactados con el FMI, que encarecieron los combustibles. El presidente afirma que “están obteniendo resultados” a través del diálogo.

Anuncios

Con Eric Samson, corresponsal de RFI en Quito

En Ecuador, el primer día de huelga general indefinida ha sido marcada el miércoles por nuevos enfrentamientos en Quito y otras ciudades del país. La gran marcha en Quito había comenzado pacíficamente antes de que se registraran incidentes.

La manifestación comenzó unida hacia el centro de Quito, pero los indígenas rápidamente tomaron un curso diferente del de los sindicalistas, una manera quizás de afirmar su diferencia.

Lea también: Subsidios: el origen de las fuertes protestas contra Lenin Moreno

En la marcha, el abogado Abraham Bustamante quería denunciar los efectos de la reciente reforma del Código del Trabajo sobre los funcionarios.

“El ministro de Trabajo no puede tomar decisiones de un día para otro. Cortar 15 días de vacaciones [de 30] es algo inaudito. El trabajador va a terminar enfermo. Es algo ilegal, nunca se había visto en la historia”.

La Policía no dejó la marcha indígena acercarse al palacio presidencial. El ambiente era bastante relajado hasta la aparición de hombres enmascarados, llevando banderas rojas, quienes iniciaron enfrentamientos duros con la Policía con piedras y materiales sacados de las calles del centro histórico de Quito.

Algunos individuos fueron arrestados, confirmó a la prensa el general de Policía Víctor Arauz, quien aseguró que los responsables de los enfrentamientos eran “un grupo plenamente identificado, personas ajenas al movimiento indígena”. “Son infiltrados”, precisó, y agregó 47 personas habían sido detenidas en el centro histórico.

Moreno: “Estamos obteniendo los mejores resultados del diálogo”

Entretanto, Lenín Moreno, que el lunes llevó la sede del gobierno a Guayaquil acosado por las manifestaciones, regresó por unas horas a Quito para seguir el curso de los diálogos abiertos con la dirigencia indígena, y con la mediación de la ONU y la Iglesia católica.

"Estamos obteniendo los mejores resultados del diálogo con los hermanos indígenas. Sin duda alguna, esto se va a solucionar muy pronto", dijo Moreno en un video difundido por la televisión estatal.

Líderes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) marcaron distancia con lo dicho por el gobernante. "La movilización está en marcha, no ha terminado", dijo Salvador Quishpe.

Sin embargo, insistió en que el propósito no es "tumbar gobiernos". "No tenemos ningún otro interés; ningún otro que el de hacernos escuchar".

En cadena televisiva, el vicepresidente Otto Sonnenholzner se mostró por su parte satisfecho del balance del primer día de huelga general indefinida.

“Estamos logrando frenar esta pretensión de desestabilizar al gobierno nacional por parte de grupos políticos organizados enfocados en hacerle daño al Ecuador”.

Nuevos enfrentamientos tuvieron lugar en la noche del miércoles cuando la Policía lanzó gases lacrimógenos en la zona dónde pernoctaban los indígenas y en universidades cercanas. Las carreteras siguen bloqueadas en gran parte del país.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.