Saltar al contenido principal
ECUADOR

Los indígenas aceptan el diálogo, Lenín Moreno declara el toque de queda en Quito

En Quito tuvieron lugar manifestaciones violentas el sábado 12 de octubre 2019.
En Quito tuvieron lugar manifestaciones violentas el sábado 12 de octubre 2019. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

La principal organización indígena de Ecuador (la CONAIE) acordó este sábado dialogar con el presidente Lenín Moreno, quien a su vez declaró un toque de queda indefinido en Quito, tras once días de una grave crisis causada por reformas económicas a cambio de un préstamo del FMI. La primera reunión entre el poder y la CONAIE tiene lugar este domingo en Quito, anunciado en un comunicado conjunto de la Iglesia Católica y las Naciones Unidas.

Anuncios

El gobierno de Lenín Moreno y el movimiento indígena sostendrán una primera reunión de diálogo este domingo en busca de una solución a la crisis social que desde hace 11 días golpea a Ecuador, cuya capital Quito estaba sumida en el caos y la violencia.

Ante la peor crisis de su mandato, Lenín Moreno, elegido en 2017, anunció en Twitter el 12 de octubre por la noche  la entrada en vigor de un toque de queda indefinido en Quito y sus alrededores ,además de ordenar la militarización de la zona.

La drástica medida, que prohíbe la circulación en Quito y sus alrededores, comenzó a regir a partir de las 15H00 locales (20H00 GMT).

El jefe de Estado ya había transferido el lunes 7 de octubre la sede del gobierno a Guayaquil (suroeste del País), mientras que el estado de excepción fue decretado por 60 días y ya se han desplegado 74 mil soldados y policías.

 

"Después de un proceso de consulta con comunidades, organizaciones, pueblos, nacionalidades y organizaciones sociales, decidimos participar en un diálogo directo" con Lenín Moreno, dijo en un comunicado la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) este sábado, antes de que se estableciera el toque de queda en Quito.

 

Escenas de guerra en Quito

Y es que el sábado 12 de octubre, Quito vivió un día de caos y violencia sin precedentes, informó el corresponsal de RFI Eric Samson. En la capital se produjeron violentos enfrentamientos, entre manifestantes que arrojaron piedras y dispararon cohetes, y policías que replicaron con gases lacrimógenos y balas de goma.

Además, manifestantes encapuchados prendieron fuego a la sede de la Controlaría en el norte de Quito. El edificio fue atacado con cócteles molotov y poco después, un grupo de hombres, la mayoría con el rostro enmascarado, entraron y saquearon su interior.

Teleamazonas y El Comercio atacados

La prensa también fue blanco de la violencia. Manifestantes atacaron las instalaciones del canal de televisión Teleamazonas y del diario El Comercio. El canal, que se mantiene al aire, desalojó a 25 trabajadores sin reportar ninguna víctima.

"Por cerca de media hora fuimos atacados, empezaron a apedrear, forzar las puertas y luego a lanzar bombas incendiarias", relató Milton Pérez, periodista y presentador de Teleamazonas.

El Comercio, el principal periódico de Quito, denunció en Twitter que su sede fue atacada "por un grupo de desconocidos", sin ofrecer más detalles.

 

La CONAIE negó que sus militantes estén implicados en los asaltos a los edificios.

Moreno acusó a su antecesor Rafael Correa y al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, de estar detrás de lo ocurrido este sábado. "Fuerzas oscuras, vinculadas a la delincuencia política organizada y dirigida por Correa y Maduro -en complicidad con el narcoterrorismo, con pandillas, con ciudadanos extranjeros violentos- causaron zozobra, violencia nunca antes vista", expresó.

Ambos líderes han rechazado entre burlas los insistentes señalamientos de Moreno.

 

Lenín Moreno vive su peor crisis desde su elección

En el poder desde 2017, Moreno enfrenta su mayor crisis debido a las reformas que convino con el FMI, a cambio de un préstamo de 4,2 mil millones de dólares para aliviar el pesado déficit fiscal que el mandatario actual achaca al derroche, endeudamiento y corrupción del gobierno de Correa.

Además del fin de subsidios, las medidas prevén plantear recortar derechos a empleados públicos.

Los indígenas, que representan el 25% de los 17,3 millones de ecuatorianos, son el sector más castigado por la pobreza y en su mayoría trabajan en el campo.

Con la liberación de los precios de los combustibles, éstos deben pagar más para el transporte de sus productos, al tiempo que temen una inflación generalizada.

 

Los indígenas aceptan el diálogo

El viernes 11 de octubre, en un discurso televisado, el jefe de estado Lenín Moreno llamó a los líderes indígenas a "dialogar directamente" para "encontrar soluciones" a la crisis provocada por su anuncio de reformas.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas (CONAIE), que en principio había rechazado la oferta de hablar, dijo que las pláticas girarán en torno a "la derogatoria o revisión del decreto" que eliminó los subsidios encareciendo hasta en un 123% el diésel y la gasolina.

La reunión se anunció en un comunicado conjunto de las Naciones Unidas y la Iglesia Católica en Twitter.

Desde que estallaron las protestas han muerto seis personas y se registran unos 2,100 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo. Las manifestaciones también mantienen interrumpido el transporte de petróleo -la mayor fuente de divisas- por el principal ducto del país a causa de la ocupación de pozos en la Amazonía.

Con RFI y AFP

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.