Saltar al contenido principal
Estados Unidos

Inicia un emblemático juicio a las farmacéuticas por la crisis de los opiáceos

El Fentanilo es 100 veces más fuerte que la morfina.
El Fentanilo es 100 veces más fuerte que la morfina. © DR

Este 21 de octubre comienza en Estados Unidos el juicio emblemático de los opiáceos. Se acusa a los fabricantes y distribuidores de medicamentos para el dolor de haber alentado a los médicos a recetar en exceso estos tratamientos sin informar a los pacientes de los riesgos de adicción.

Anuncios

El juicio federal que empieza este lunes en Estados Unidos pone en el banquillo gigantes de la industria farmacéutica, acusada de haber alentado la prescripción y el uso abusivo de los medicamentos opiáceos para combatir el dolor.

De 1999 a 2017, antes de que el presidente Donald Trump declarara el estado de emergencia, 400.000 personas murieron por sobredosis ligadas a opiáceos, como el Fentanilo.

No hay un perfil único del adicto, y la dependencia puede llegar accidentalmente. “Esto afecta a cualquier persona. Tenemos a personas que desafortunadamente tomaron esos medicamentos por un trauma físico, y los analgésicos dan la ilusión a la persona que se va a tomar una píldora y se le va a quitar todo el dolor”, comenta Elvis Rosado, encargado de prevención al frente de Prevention Point, en Filadelfia.

Una relación de dependencia

Pero ahí empiezan los problemas: “La gente no entiende que el medicamento no fue diseñado para quitar el dolor completamente, sino para aliviarlo. ¿Y qué pasa? Llegan, se toman el medicamento y como no es bastante fuerte, se toman más pastillas. Y como la persona se toma el doble de la dosis que le recetaron, empieza a tener una relación de dependencia”, prosigue el experto.

Lo que este juicio inédito intenta determinar es en qué medida los laboratorios alentaron un consumo irresponsable que llevó a la muerte a cientos de miles de personas.

Para Elvis Rosado, “este medicamento fue diseñado para tratar un trauma fuerte como un accidente de auto, un hueso roto, un disparo o una puñalada. Y de repente como era muy eficaz para el dolor, lo empezaron a recetar para todo, como el dolor de cabeza o el dolor menstrual. Entonces cuando llegamos al 2005, era uno de los medicamentos de los que más se abusaba en las calles de este país”.

Y para peor, “está compitiendo ahora con la heroína. Los que producían la heroína tuvieron que subirle la potencia para poder competir con los medicamentos opiáceos”, recalca Rosado.

Los cuatro principales laboratorios involucrados estarían dispuestos a pagar unos 50.000 millones de dólares para llegar a un acuerdo en el juicio, iniciado por 2.300 ciudades, estados y condados de Estados Unidos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.