Saltar al contenido principal
Bolivia

Venció el ultimátum para Morales y se anuncia una radicalización de las protestas

Masivo cabildo en Santa Cruz para definir las medidas de presión, este 4 de noviembre de 2019.
Masivo cabildo en Santa Cruz para definir las medidas de presión, este 4 de noviembre de 2019. REUTERS/Rodrigo Urzagasti

Continúa la crisis política en Bolivia. Los dirigentes cívicos piden la renuncia de Evo Morales y el bloqueo de las instituciones públicas, lo que es calificado como una aventura golpista por el Gobierno. Entre tanto, Carlos Mesa, principal adversario de Morales, lo exhorta a pacificar el país convocando a nuevas elecciones.

Anuncios

Con Gabriela Orozco, nuestra corresponsal en La Paz.

El presidente del Comité Cívico de Santa Cruz Luiz Fernando Camacho volvió a pedir la renuncia del presidente Evo Morales, pero esta vez bajo la sucesión presidencial hasta convocar a nuevas elecciones.

Anunció que él personalmente llevará la carta de renuncia en las próximas horas en una marcha seguida por el pueblo. “Que sepa que no estoy yendo con las armas, voy con mi fe y esperanza, con una biblia en la mano derecha y la carta de su renuncia en la izquierda”, dijo Camacho.

Tras advertir que habría consecuencias si no recibían respuesta a su exigencia, y ante los oídos sordos del mandatario, Camacho anunció ante un multitudinario cabildo una serie de medidas con las que busca presionar a Evo Morales para que deje el poder “por la puerta y no por la ventana”.

La radicalización del paro cívico, el cierre de fronteras por medio del bloqueo de carreteras que conectan con los países vecinos, así como la paralización de la mayoría de instituciones del Estado, son algunas de ellas.

“No compartimos esta ruta y nuestra mejor respuesta es una salida institucional permitiendo que la auditoría de la Organización de Estados Americanos culmine su trabajo y sea ella la que nos brinde respecto a las denuncias presentadas por los diferentes sectores políticos”, contestó por su parte la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra.

Carlos Mesa, el principal contendor electoral de Evo Morales, plantea que la mejor manera de lograr su salida democrática y pacífica del Gobierno es el voto popular: “Creemos por lo tanto que la solución a esta crisis es una nueva elección, administrada por un nuevo órgano electoral plurinacional, imparcial y con la observación rigurosa de la comunidad internacional”, estimó Mesa.

Mesa deposita la responsabilidad de la pacificación del país en manos de Morales, afirmando que si no lo hace provocará el pedido general de su renuncia llevando al país a una situación límite.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.