Saltar al contenido principal
Chile

La represión en Chile deja cientos de manifestantes con heridas oculares

Un manifestante lleva una venda en el ojo en solidaridad con Gustavo Gatica, un joven que fue herido en los ojos. La Colina, 10 de noviembre de 2019.
Un manifestante lleva una venda en el ojo en solidaridad con Gustavo Gatica, un joven que fue herido en los ojos. La Colina, 10 de noviembre de 2019. Fuente: Reuters.

La cifra de lesionados oculares en la crisis que estalló en el país sudamericano, hasta ahora uno de los más estables de la región, está por encima del número de casos en Francia durante la crisis de los 'chalecos amarillos', las protestas en Hong Kong y el conflicto israelí-palestino, según denuncias del Colegio Médico de Chile y agrupaciones de Derechos Humanos.

Anuncios

Por Paula Estañol, enviada especial a Santiago

“Fui afectado por un perdigón en el ojo de Carabineros el día 23 de octubre a las 18:45 en Plaza Italia”, explica César Galloso, de 35 años. Es uno de los 200 chilenos que han sufrido lesiones oculares provocadas por los balines lanzados por la policía durante las tres semanas de protestas registradas en el país sudamericano.

“Yo me estaba manifestando en paz. Estaba con un grupo de amigos tocando música y los Carabineros empezaron a tirar bombas lacrimógenas. Luego sentí un golpe muy fuerte en el ojo que me abatió y caí al suelo. Luego de unos minutos en los que sentí mucho dolor me logré parar. Entonces me llevaron a la Cruz Roja y ahí me brindaron la atención primaria: me limpiaron el ojo, me echaron suero porque todavía me quedaban restitos del perdigón, me subieron a un automóvil particular y me trajeron aquí a la UTO (unidad de trauma oftalmológico del hospital El Salvador)”, relata Galloso.

Una buena parte de lesiones como las de César son tratadas en la UTO. Se trata de una unidad que nunca antes vio llegar tantos heridos de este tipo en tan poco tiempo.

“Es nuestra primera experiencia que llevamos en la UTO en que vemos una cantidad tal de pacientes y de tal gravedad. Por supuesto que es una situación anormal”, subraya Carmen Torres Arancibia, es médica en la UTO.

En Chile hay más heridos oculares producto de balines o perdigones que en conflictos sociales recientes como El Líbano, Irak o Francia.

“Estamos observando un patrón en el que hay la existencia de contención de tipo balístico. En este caso, balines intraoculares o intraorbitarios que están generando una gran cantidad de pacientes con heridas graves o con traumas oculares severos. Cada semana generamos un informe: hay más de 200 casos. Al 3 de noviembre había 183 pacientes”, señala la doctora Torres Arancibia.

César fue una de los primeros en resultar heridos de esta manera por el accionar policial. El Instituto Nacional de Derechos Humanos ha denunciado el uso de balines de acero durante la represión y se querelló por el caso de Gustavo Gatica, un joven que resultó con sus dos ojos afectados.

César no sabe qué pasará con su ojo, le esperan largos meses de tratamiento, como a muchos otros que están en la sala de espera del hospital El Salvador.

“Si pierdo parte de la visión de mi ojo no me preocupa, creo que fue por una razón justa, una razón noble. No miro con odio ni con rencor al que me hizo esto. Es algo que me pasó nomás”, asegura.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.