Saltar al contenido principal
Noticias de América

Impacto económico en las pymes del estallido social en Chile

Audio 02:18
Manifestación en Santiago de Chile, el 15 de noviembre de 2019.
Manifestación en Santiago de Chile, el 15 de noviembre de 2019. REUTERS/Goran Tomasevic

Cuando se cumple un mes del estallido social en Chile y se vislumbra un plebiscito para definir el futuro de la Constitución de 1980, las pequeñas y medianas empresas (pymes) del país están sufriendo pérdidas con motivo de las protestas. ¿Qué tan grave es la situación?

Anuncios

Por Paula Estañol, enviada especial a Santiago.

Felipe tiene 24 años y está a cargo de la disquería de su familia. Su negocio está a pasos de Plaza Italia y en pleno barrio del Parque Forestal, uno de los sectores más golpeados por el mes de protestas sociales en Chile.

“Las ventas definitivamente han bajado. Drásticamente se nota al tiro, el daño, a pesar de que no he venido mucho a trabajar precisamente porque me queda muy lejos venir acá. Pero he tenido que cerrar temprano, la otra vez que vine los carabineros empezaron a tirar gases lacrimógenos, todos los locales cerrando rápido, además con el problema del metro, ya a media máquina el negocio. Además a nosotras las pymes nos afecta aún más”, lamenta Felipe.

Según el gobierno, más de 6.000 pequeñas y medianas empresas del país han sufrido algún tipo de perjuicio en estos 30 conmocionados días. Para paliar esos daños, el ministro de Economía anunció un paquete de medidas entre las que destacan la capitalización del banco del Estado con 500 millones de dólares para créditos al sector.

¿Será suficiente para evitar una anunciada crisis económica? “Eventualmente eso va a revitalizar la acción de las pymes y sus operaciones, su cadena de pago, su cadena de producción, y por lo tanto la pérdida de empleo estimada hace un par de días puede ser mucho menor que la prevista”, explica Dante Contreras, profesor de Economía de la Universidad de Chile, director del Centro de Conflicto y Cohesión Social.

Según Contreras, “es muy pronto todavía para ponernos tan nerviosos, creo que es el momento de pensar en una agenda de trabajo de mediano y largo plazo, que nos corrija digamos una serie de distorsiones sociales que tiene Chile”.

El ministro hablaba de 300.000 empleos perdidos pero eso era antes del anuncio del acuerdo para una nueva Constitución, un anuncio que disparó el peso tras días de insistente caída.

“Lo que le queda a Chile ahora es trabajar de forma decidida en una agenda que provea justicia social. Y eso naturalmente va a afectar gasto, tributación probablemente, y si se hace bien eventualmente podemos salir jugando, lo que significaría en este caso que podríamos incluso mejorar nuestra relación de competitividad en el largo plazo. Los shocks de corto plazo creo que uno los tiene que mirar con más cautela en el sentido de que acá el partido que se está jugando en este país es un equilibrio de largo plazo”, concluye el economista Dante Contreras.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.