Saltar al contenido principal
México

‘Hay que quebrar el pacto de silencio de Ayotzinapa’, según el GIEI

Carlos Beristain asegura que ahora tienen más elementos que implican a funcionarios en la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa.
Carlos Beristain asegura que ahora tienen más elementos que implican a funcionarios en la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa. Foto: Comisión de la Verdad de Colombia.

En 2015, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI)* descartó, como fruto de sus investigaciones, la verdad histórica del entonces presidente Enrique Peña Nieto, según la cual los 43 estudiantes habían sido asesinados e incinerados en un basurero en 2014. Entonces, el gobierno mexicano se negó a renovar el mandato de estos expertos internacionales que ahora vuelven a México para continuar con las investigaciones. El médico y psicólogo español Carlos Beristain, veterano investigador de las violaciones de derechos humanos en América Latina, integra este grupo.

Anuncios

RFI: ¿A qué certezas habían llegado antes de dejar México?

Carlos Beristain: Habíamos descubierto que los estudiantes no habían sido confundidos con narcotraficantes. Todos los agentes del Estado presentes en la zona sabían que eran jóvenes que iban a tomar autobuses para ir a participar a la conmemoración de la masacre de Tlatelolco en el año 1968. Allí estuvieron implicados policías municipales, policías federales, la policía estatal y hubo presencia de agentes del ejército en el lugar donde se llevaron a cabo las desapariciones.

RFI: Y que los cuerpos no habían sido quemados en el basurero de Colula…

CB: Señalamos que los jóvenes no habían sido quemados en el basurero, tal y como habían contado las autoridades, esa versión no era cierta. No había pruebas en el propio basurero, esa versión se había construido a partir de declaraciones obtenidas bajo tortura. También demostramos que había un quinto autobús que fue el único no atacado y señalamos la hipótesis de que ese quinto autobús podía ser la clave del ataque a los jóvenes puesto que el 80% del tráfico de la heroína se transporta a través de autobuses entre México y Estados Unidos y podría ser que ese vehículo estuviera implicado en ese proceso de tráfico.  

RFI: ¿Qué es lo primero que van a hacer cuando vuelvan a México?

CB: Llevamos tres años y medio fuera del país. Cuando nos fuimos dejamos 20 líneas de investigación. Algunas de ellas se han seguido, otras no. La producción que se encuentra en el expediente y que fue revisada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos muestra que no solamente se ha confirmado todo lo que nosotros señalamos en ese momento, sino que hay más datos y más elementos que sostienen las hipótesis y los hallazgos que nosotros hicimos y también las irregularidades y la distorsión de la investigación que se puso en marcha. Ese es uno de los puntos que se tiene que aclarar ahora.

RFI: Algunas pruebas fueron manipuladas…

CB: Sabemos que algunas de las pruebas como las del rio San Juan donde se encontraron los restos de uno de los jóvenes desaparecidos habían sido manipuladas para respaldar la versión oficial de que allí habían sido tirados los restos de los jóvenes. En la actualidad tenemos más elementos a través de la telefonía, otros testimonios y otras pruebas de la implicación de funcionarios del Estado. Hay que tratar de profundizar en los elementos que puedan quebrar el pacto de silencio tejido alrededor del caso. Hay mucho silencio y mucho terror tejido alrededor del caso que ha impedido saber la verdad de los hechos y el destino de los jóvenes desparecidos. Ese es el objetivo. Y para ello también la investigación sobre las responsabilidades, sobre quiénes obstruyeron la investigación. Ese es un elemento clave.

RFI: ¿Se trata específicamente de autoridades locales?

CB: No solamente. Se trata de autoridades locales, estatales y también federales. Ahí no están implicadas solamente autoridades municipales, hay implicados agentes a nivel federal, algunos son altos cargos.

* El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) está conformado por juristas y médicos dedicados a realizar una investigación paralela sobre los acontecimientos ocurridos la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014 en la comunidad de Iguala (Guerrero), donde jóvenes estudiantes fueron agredidos y desaparecidos.

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.