Saltar al contenido principal
El tsunami provocó olas de hasta diez metros en Japón

Se teme fuga radioactiva tras el sismo que dejó más de 1.000 muertos

Casas en llamas y bajo el agua en Natori en el noreste de Japón, 11 de marzo de 2011.
Casas en llamas y bajo el agua en Natori en el noreste de Japón, 11 de marzo de 2011. ©Reuters/Kyodo

El nivel de radioactividad de la unidad de control central de la central atómica japonesa de Fukushima Daiichi es mil veces superior a lo normal, según anunció la agencia de noticias Kyodo. El violento seísmo de magnitud 8’9 en la escala Richter que se ha registrado este viernes provocó cientos de muertos y desaparecidos. 

Anuncios

Aunque en un primer momento, las autoridades japonesas aseguraron que no se había registrado ninguna fuga radioactiva, el ministro de Industria, Banri Kaieda anunció en la madrugada que tal vez sí que se había producido una pequeña fuga en Fukushima, una de las zonas más afectadas por el terremoto. 

La angencia Kyodo ha confirmado que el nivel de radioactividad es 1.000 veces superior al normal en la unidad de control central de la central de Daiichi. El gobierno ordenó la evacuación de toda la población que esté en un radio de 10 Kilómetros. Minutos antes, la  misma agencia de noticias anunciaba que en la entrada de la central atómica el nivel de radioactividad era ocho veces superior al normal. 

Horas antes, el gobierno japonés había informado sobre el riesgo de radioactividad por una fuga de naturaleza limitada después de una avería en el sistema de refrigeración de un reactor de la central nuclear. 

Uno de los reactores habría sufrido una bajada de presión

Según la agencia de noticias japonesa, las autoridades decidieron intervenir en la central nuclear número uno de Daiichi para intentar rebajar la presión de uno de los reactores. 6.000 habitantes de la zon fueron evacuados. Los japoneses están recibiendo la ayuda de los Estados Unidos. 

Según anunció la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, el ejército del aire proporcionó líquido refrigerante para una de las centrales nucleares, sin precisar cual. En total, once reactores nucleares se pararon automáticamente en el momento del terremoto, según el ministerio de Industria. 

El temblor de tierra se produjo a 382 kilómetros de Tokio, la capital. El balance de víctimas es evidentemente provisional.  Con el paso de las horas el balance se va agravando y las autoridades ya hablan de que el número de muertos va a superar los 1.000.

Miyagi, la zona más castigada

En la región de Iwate, cercana al epicentro del seísmo, decenas de automóviles han sido arrastrados en las aguas del puerto y varios navíos se encontraban a la deriva. En Miyagi, al noroeste de la isla de Honshu, fueron hallados entre 200 y 300 cadáveres en la playa de Sendai, víctimas del tsunami.

Según informa la agencia de prensa nipona Jiji, la ciudad de Kesennuma, cerca de Sendai está siendo devorada por los incendios y un tercio de su superficie quedó completamente inundada por el tsunami. En esta ciudad que tiene un importante puerto de pesca viven 74.000 habitantes. 

En la capital, los rascacielos se tambalearon durante minutos

En Tokio, las viviendas temblaron durante dos largos minutos y la mayoría de la población salió a la calle, como está previsto en caso de seísmo. Varias replicas menores se registraron inmediatamente después. Cuatro millones y medio de hogares se han quedado sin electricidad.

Los transportes aéreos y ferroviarios han sido interrumpidos en buena parte del territorio japonés. El Shinkansen, tren de alta velocidad japonés, se detuvo a causa del seísmo y toda actividad fue interrumpida también en el aeropuerto internacional de Narita, situado a 60 kilómetros de Tokio.

Un importante incendio se ha producido en una refinería de petróleo en la región de Tokio, al parecer como consecuencia del seísmo que ha sacudido el noroeste del país. Dicho complejo industrial pertenece a la compañía japonesa Cosmo Oil.

El centro de vigilancia de los tsunamis en el Pacífico alertó así mismo a Rusia, Taiwán, Indonesia y otras islas de la región. La vigilancia ha sido extendida desde Australia hasta América Latina. Los expertos temen que un seísmo de esa magnitud pueda generar maremotos en toda la región del Pacífico.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.