Saltar al contenido principal
Vida en el Planeta

Fukushima, cuatro años después

Audio 05:13
La policía continúa buscando restos de personas desaparecidas en el accidente nuclear, cerca de la central de Fukushima, , en Namie, el 11 de marzo de 2015.
La policía continúa buscando restos de personas desaparecidas en el accidente nuclear, cerca de la central de Fukushima, , en Namie, el 11 de marzo de 2015. AFP/YOSHIKAZU TSUNO

El 11 de marzo de 2011 se produjo el accidente nuclear más grave desde el de Chernobyl, actual Ucrania, en 1986. La tragedia de Fukushima-Daiichi, en Japón, fue el resultado de una serie de catástrofes naturales que provocaron desperfectos en la central nuclear. Cuatro años después, ¿cuál es la situación?

Anuncios

Todo comenzó el 11 de marzo de 2011 con un terremoto, al que luego siguió un sunami. A raíz de ello, las instalaciones de ese complejo atómico japonés fueron objeto de desperfectos que provocaron explosiones en los reactores, fallas en los sistemas de refrigeración y otros incidentes. A fin de proteger a la población de la radioactividad, unas 45.000 personas fueron desplazadas. Desde el punto de vista sanitario, la cuestión que se plantea es si los desplazados pueden o no regresar a sus casas.

El Dr. Rafael Herranz Crespo es especialista en radiactividad en el Hospital General Universitario Gregorio Marañon, de Madrid. Desde que ocurrió el accidente observa la situación sanitaria de la población, basándose en documentos oficiales japoneses: “Las informaciones que tenemos, en relación a la zonas cercanas a Fukushima y a los niveles de las dosis, podrían permitir perfectamente a la población volver a sus hogares. Sin embargo, hay contra informes, no oficiales, que están echando atrás a la población, en el sentido de que la gente tiene miedo a lo desconocido; y hay quienes lo aprovechan para comentar cosas que no son reales”, explica este especialista.

Voces contrarias

“En las situaciones sanitarias en las que hay radioactividad, los efectos se manifiestan varios años después. En lo inmediato, la propia Cruz Roja reconoce muertes derivadas del accidente en la central nuclear de Fukushima; si no son directas, han sido provocadas por radiaciones inmediatas que no fulminan a nadie. Hay más muertes, o hubo más muertes en la prefectura de Fukushima, por causa del accidente nuclear que por el terremoto que ocurrió ese día”, afirma Raquel Montón, responsable de la campaña de Energía Nuclear de Greenpeace.

Un informe de la OMS, publicado en 2013, indica que los riesgos para la salud de los habitantes, en el interior y el exterior de Japón, son bajos. No obstante, señala que ciertos tipos de cáncer, como el de la tiroides, han aumentado en quienes viven cerca de la prefectura de Fukushima.

Entrevistados: Raquel Montón, responsable de la campaña de Energía Nuclear de Greenpeace; Dr. Rafael Herranz Crespo, especialista en radioactividad en el Hospital General Universitario Gregorio Marañon, Madrid.

Boletín de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.