Saltar al contenido principal
Finanzas

Descalabro de las bolsas mundiales por la coyuntura china

Shanghai lideró el desplome general. El índice compuesto de esta plaza se  derrumbó un 8,49%, hasta los 3.209,91 puntos.
Shanghai lideró el desplome general. El índice compuesto de esta plaza se derrumbó un 8,49%, hasta los 3.209,91 puntos. REUTERS/Aly Song

Los esfuerzos de las autoridades de Pekín no bastaron para calmar a los inversores: la bolsa de Shanghái (-8,49%) encabezó el descalabro de las plazas asiáticas, que arrastraron a su vez a las europeas en la jornada del lunes. Índices recientemente publicados arrojan que la segunda economía mundial experimenta una severa contracción de la actividad manufacturera.

Anuncios

La debacle empezó en Shanghái: el índice compuesto de esta plaza se cayó un 8,49%, hasta los 3.209,91 puntos, después de haber llegado a perder el 9% durante la sesión. Ya la semana pasada había retrocedido más del 11%. 

A su vez, el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró este lunes con una pérdida del 4,61%, su nivel más bajo en seis meses, tras cinco sesiones consecutivas en rojo.

Por su parte, la Bolsa de Taiwán, cayó 4,84%r tras ceder durante la jornada hasta un 7,46%. El efecto dominó golpeó además Hong Kong (-4%), Seúl (-2,47%) y Sídney (-4,09%), su mayor retroceso en dos años.

Le siguió el turno a Europa. Hacia las 14H00 GMT de este "lunes negro", Londres se dejaba un 6,36%, París caía en un 8,28%, Fráncfort cedía un 6%, Madrid perdía un 6,72%, Milán, un 4,84% y Atenas se contraía en un 11,3%.

Del otro lado del Atlántico, en Wall Street, el Dow Jones caía en un 4,75% en la apertura y el Nasdaq perdía 5,50%.

A su vez, las materias primas se veían afectadas -China es la primera consumidora de metales industriales- y el petróleo caía por debajo de los 40 dólares, su nivel más bajo en seis años.

La principal causa identificada en la debacle es la coyuntura china. El índice PMI sobre la actividad industrial de referencia en este país, publicado el viernes, registra una fuerte contracción de la actividad manufacturera.

La desconfianza de los inversores se vio agravada por la sorpresiva devaluación del yuan el pasado 11 de agosto. Pekín intentó el domingo llevar tranquilidad a los inversores chinos con el anuncio de que el gigantesco fondo de pensiones nacional invertirá en las bolsas. Sin embargo, por el momento estos esfuerzos no hallaron un eco positivo en los mercados.

 

Boletines de noticiasNoticias internacionales esenciales todas las mañanas

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.