Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Japón indemnizará a las esclavas sexuales de la guerra

Audio 04:15
Ante la embajada de Japón en Seúl, la estatua de una joven representa a las mujeres que durante la Segunda Guerra Mundial fueron obligadas a prostituirse por el ejército nipón.
Ante la embajada de Japón en Seúl, la estatua de una joven representa a las mujeres que durante la Segunda Guerra Mundial fueron obligadas a prostituirse por el ejército nipón. REUTERS/Ahn Eun-na/News1

Japón pidió perdón y acordó con Corea del Sur indemnizar a las llamadas "mujeres de confort", coreanas que fueron obligadas a prostuirse en los burdeles del ejército nipón durante la Segunda Guerra Mundial. Un acuerdo histórico pero que no dejó conformes a las sobrevivientes.

Anuncios

"Cuando tenía 14 años, Corea fue colonizada por Japón. Eramos muy vulnerables. Todos los ciudadanos, todos los coreanos vivíamos en estado de esclavitud. Los hombres fueron enrolados por el ejército japonés, incluso los escolares. Con las mujeres Japón no hizo diferencias de edad, utilizaron y forzaron a todas las mujeres, a muchas niñas incluso."

La coreana Kim Bok Dong explicaba así, a sus 87 años, cómo comenzó la pesadilla que la tuvo durante ocho años como esclava sexual del ejército japonés. Se lo contaba en 2013 a la periodista de RFI, Véronique Gaymard. En ese entonces, las "mujeres de confort' o Jugun Ianfu, eufemismo con el que se les denominaba, seguía siendo un tabú tanto en Japón, el reclutador, como en Corea del Sur, desde donde provenían una buena parte de las mujeres obligadas a prostituirse antes y durante la Seguna Guerra Mundial.

Este lunes parte de esa historia comienza a resarcirse luego que Seúl y Tokio lograran un acuerdo, considerado histórico, sobre esta compleja cuestión. Un acuerdo en donde Japón admite sus responsabilidades y se compromete a pagar una indemnización de más de ocho millones de dólares a las más de 40 sobrevivientes surcoreanas de esa sistema de prostitución forzado.

Se calcula que unas 200.000 mujeres, coreanas pero también chinas, indonesias y algunas europeas, fueron sometidas a esta esclavitud sexual por el ejército imperial. Según el historiador Matsushita, de la Universidad de Kobe, este acuerdo fue promovido por Estados Unidos y tiene más de logístico que de buena voluntad.

El acuerdo también contempla que se retire la estatua que varias ONG instalaron frente a la embajada de Japón en Corea del Sur. La estatua simboliza a una niña que espera sentada que se reconozcan sus derechos como víctima de esclavitud sexual. Para las mujeres de confort sobrevivientes, que no quedaron conformes con el acuerdo, con o sin estatua la espera parece continuar.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.