Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

Los desafíos de la nueva presidenta de Taiwán

Audio 04:20
Tsai Ing-wen
Tsai Ing-wen REUTERS/Pichi Chuang

Con más del 56% de los votos Tsai Ing-wen se convirtió en la primera presidenta de Taiwán. Pragmática y moderada, Tsai deberá hacerle frente a a la delicada relación entre la isla y China y revivir una economía que ya no muestra los buenos números de antaño.

Anuncios

Hace cuatro años se presentó a las elecciones presidenciales en Taiwán, pero las perdió. Hoy Tsai Ing-wen es la nueva mandataria de la Isla, una de las escasas presidencias femeninas en Asia. Una presidenta con un perfil que la distingue de sus antecesores y que, según los analistas, la llevaron a quedarse con la banda presidencial.

“La gente esperaba la victoria de Tsai, ya ganaba todos los sondeos”, dice desde Taipei Francisco Luis Pérez, presidente del Observatorio de Taiwán y estudios asiáticos en la capital de la isla. A eso agrega: “aquí no se resalta tanto el que sea una mujer, sino que más bien su postura política y el cambio que supone. Ella llega al poder para cambiar la política interna y las relaciones con China. Quiere hacer de Taiwán un país con una democracia más de bienestar, más para la clase media, que una democracia con número macroeconómicos buenos que no llegan a la gente”.

Líder del Partido Democrático Progresista, Tsai tiene como objetivo inmediato resucitar una economía que ya no arroja los buenos números de antaño. Taiwán creció sólo un 1% el año pasado, de allí que una buena parte de sus 23 millones de habitantes estén interesados en mejorar esas cifras. Una necesidad que Tsai supo reflejar en su campaña electoral y que terminó haciéndola ganar con un 56 % de los votos.

Para el especialista Rafael Bueno, director del departamento de política, sociedad y educación de Casa Asia, en España, “las relaciones con China son fundamentales y son necesarias para este desarrollo económico de Taiwán. No hay que olvidar que si nos centramos simplemente en el turismo hay más de cuatro millones de chinos que van de la China continental a Taiwán cada año. Estamos hablando no sólo de relaciones a nivel social o político, sino que también económicas muy importantes”.

Tsai llega a reemplazar a un presidente, miembro del partido Kuomintang, que se había vuelto muy impopular en gran parte debido a que sus intentos por afianzar las relaciones con China eran percibidos como beneficiosos sólo para la élite del país. La nueva presidenta representa una ruptura dice el especialista Rafael Bueno: “creo que Tsai es muy pragmática y flexible. Valora más la democracia y los valores que representa que la propia independencia de Taiwán. No veo una confrontación a corto plazo entre la isla y China”.

Con una contundente mayoría parlamentaria, 68 de los 113 escaños, Tsai deberá demostrar ahora que su estilo de soft diplomacy es el que conducirá a Taiwán a una nueva era.

Entrevistados:
Francisco Luis Pérez, presidente del Observatorio de Taiwán y estudios asiáticos en Taipei y Rafael Bueno, director del departamento de política, sociedad y educación de Casa Asia, en España.

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.