Saltar al contenido principal

Los impulsores de la "revuelta de los paraguas" de Hong-Kong, en el banquillo

Activistas prodemocracia ante un tribunal en Hong Kong, China, el 19 de noviembre de 2018.
Activistas prodemocracia ante un tribunal en Hong Kong, China, el 19 de noviembre de 2018. REUTERS/Bobby Yip

Los tres veteranos fundadores del movimiento prodemocracia hongkonés ‘Occupy Central’ se enfrentan a 7 años de prisión por “conspiración para alterar el orden público”.

Anuncios

Este lunes se abrió el juicio contra los tres activistas y creadores del movimiento prodemocracia ‘Occupy Central’, que dio lugar a la llamada "revuelta de los paraguas". Chan Kin-man, de 59 años, profesor de Sociología; Benny Tai, de 54 años, profesor de Derecho y Chu Yiu-ming, de 74 años, pastor bautista, están acusados de haber dirigido la revuelta de 2014 y de haber perturbado el orden público. El trío juzgado se enfrenta a 7 años de prisión por estos cargos.

Los activistas llevan años peleando por mantener las libertades de las que goza Hong Kong, frente al avance de las reformas políticas de Pekín. En 2013 los tres veteranos fundaron el movimiento ‘Occupy Central’ con el fin de ocupar el distrito financiero de la región administrativa para reclamar un sufragio universal que permitiera elegir al presidente del gobierno hongkonés.

La iniciativa de democratizar la vida política de Hong-Kong fue apoyada por la población más joven y por los movimientos estudiantiles.

En otoño de 2014, los integrantes del movimiento mostraron resistencia pacífica mediante sentadas, huelgas y manifestaciones que duraron tres meses, hasta que la situación estalló con la represión de la policía. Para reprimir las protestas, los agentes atacaron con gases lacrimógenos a los manifestantes, quienes se defendieron con paraguas. De ahí el nombre de la rebelión, que se convirtió en todo un desafío al Partido Comunista chino y a su influencia en la región.

Hong-Kong estuvo bajo dominio británico hasta 1997, momento en el que pasó a la soberanía china. Este proceso se basó en el principio de “Un país, dos sistemas”, es decir, la región se mantendría bajo un sistema capitalista integrado la China comunista. Se estableció el estatus de "Región Administrativa Especial de la República Popular de China", con el que Hong-Kong ganaba cierta autonomía y derechos diferentes. Sin embargo, los hongkoneses perciben hoy en día cada vez más control por parte de Pekín, como su influencia para elegir al representante local de la región, punto de partida de la "revuelta de los paraguas".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.