Saltar al contenido principal
Internet

Tonga reaprendió a vivir sin internet durante dos semanas

Sin internet, "mucha gente salió, fue a los bares... todo estaba lleno", comenta un habitante.
Sin internet, "mucha gente salió, fue a los bares... todo estaba lleno", comenta un habitante. ®https://www.flickr.com/

13 días sin internet: en las islas Tonga, mientras que gobierno y empresas hacían lo necesario para que la situación volviera a la normal, los habitantes del reino del Pacífico redescubrían el arte de la comunicación cara a cara.

Anuncios

La repentina interrupción de internet el 20 de enero, debido al parecer a que el ancla de un barco segó un cable submarino, detuvo abruptamente la actividad digital de las más de 170 islas Tonga, cortando entre otras cosas el acceso a las redes sociales, gran medio de contacto con el mundo exterior de este país.

Para los 110.000 residentes de Tonga, fue una revelación sobre lo mucho que dependen de internet media década después de que entrara en servicio el cable de fibra óptica de 827 kilómetros.

"Tuvimos que aprender a hablar entre nosotros sin mensajes por Internet", admitió Joshua Savieti, quien trabaja en artes creativas. "No sabíamos nada, qué pasaba, nada en las noticias, si se avecinaba un ciclón", añadió.

Llevó 13 días encontrar el fallo y reconectar Tonga. Durante esta interrupción, un pequeño servicio por satélite operado localmente ayudó a mantener una conexión limitada, pero su lentitud remitía a los primeros días de internet.

Para mantener la capacidad del servicio, las autoridades bloquearon las redes sociales, "separando" a familias y amigos de sus allegados en el extranjero y perjudicando a las empresas que operan a través de Facebook.

Algunas personas hicieron cola durante horas para acceder al servicio de satélite, pero otras optaron por salir a pasear y relacionarse: "Me pareció que era bastante bueno verse obligado a abandonar internet y hablar con la gente de nuevo, salir y ver qué hacían", comentó Savieti: "Mucha gente salió, fue a los bares... todo estaba lleno".

Esta situación, sin embargo, hubiera podido tener consecuencias peligrosas. Así, por ejemplo, las reservas de medicamentos alcanzaron niveles peligrosamente bajos y el Ministerio de Sanidad perdió el contacto con las islas más remotas del país.

Los bancos no podían procesar transferencias de dinero, dejando en la estacada a familias que dependen de los ingresos de familiares que trabajan en el extranjero. Para varias empresas, la interrupción del servicio supuso problemas importantes, como la imposibilidad de gestionar reservas en línea para los hoteles.

Cuando finalmente se reparó el cable, que está unido al cable de Southern Cross que enlaza Australia, Nueva Zelanda, Hawái y los Estados Unidos continentales, surgieron nuevos problemas a medida que las personas se apresuraban a restablecer el contacto con familiares, amigos y clientes.

Con AFP

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.