Saltar al contenido principal

Persecución de cachemiros tras atentado en la India

Vehículos incendiados tras el atentado en el sur de Kashmir, el 15 de febrero de 2019.
Vehículos incendiados tras el atentado en el sur de Kashmir, el 15 de febrero de 2019. REUTERS/Mukesh Gupta

En la India, el atentado suicida del jueves 14 de febrero, en el que murieron 40 paramilitares, causó conmoción en la sociedad india. Y a medida que los cuerpos de los soldados son devueltos a sus lugares de origen, hay un creciente sentimiento de venganza entre la población. Ahora se dirige contra todas las personas de Cachemira, acusadas de ser terroristas.

Anuncios

Con el corresponsal de RFI en Nueva Delhi, Sébastien Farcis

Comenzó el 15 de febrero, un día después del ataque a los paramilitares en Cachemira. En el estado himalayo de Uttarakhand, doce estudiantes cachemires regresaban de la mezquita cuando militantes radicales hindúes los golpearon. Para estos activistas, los cachemiros, que son musulmanes, son todos cómplices del ataque. Esto con el pretexto de que el ataque, reivindicado por una organización pakistaní, fue perpetrado por un indio de Cachemira.

Desde entonces, ha sido contagioso. Cientos de estudiantes de Cachemira están siendo acosados y dos universidades obligadas a comprometerse a no admitir más a estudiantes de Cachemira. Mientras, estos últimos huyen de su zona de guerra para estudiar. En Calcuta, los comerciantes de Cachemira también están amenazados y los propietarios están desalojando a los residentes de sus apartamentos.

Cientos de personas se apresuran a llegar a los aeropuertos para regresar a sus regiones, y aquellos que no pueden piden ayuda al ejército. Sin embargo, ha surgido un movimiento de solidaridad, y personalidades han declarado públicamente que acogerán a los cachemires expulsados de sus hogares.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.