Saltar al contenido principal

Comenzó la delicada retirada de combustible del reactor 3 de Fukushima

Un técnico de TEPCO explica las operaciones en el reactor 3 de Fukushima, este 15 de abril de 2019.
Un técnico de TEPCO explica las operaciones en el reactor 3 de Fukushima, este 15 de abril de 2019. Mandatory credit Kyodo/via REUTERS

TEPCO, el operador de la central accidentada de Fukushima, comenzó a retirar este lunes el combustible almacenado en la piscina del reactor 3, uno de los más dañados. Una delicada operación que fue retrasada en varias ocasiones y tomará unos dos años.Con Gonzalo Robledo, nuestro corresponsal en Tokio.

Anuncios

Un nuevo capítulo en el drama de Fukushima empezó este 15 de abril cuando se inició la extracción de más de 500 barras de combustible nuclear que siguen en el interior de la planta accidentada, tras el terremoto y el tsunami de marzo de 2011.

Según Tokyo Electric Power Company (TEPCO), la empresa que administra la planta, la operación robotizada y realizada dentro del agua es controlada a medio kilómetro de distancia por el riesgo de escape de gas radiactivo. El traslado de las barras a un lugar seguro tomará dos años y lleva cuatro años de retraso debido a innumerables dificultades.

Uno de los retos principales es desarrollar robots que resistan los altos niveles de radiactividad que implica la operación. "Al principio creíamos que podríamos comenzar la retirada a finales de 2014, pero había muchos desperdicios y tuvimos que actuar con prudencia debido a la radioactividad", explicó a la AFP una portavoz de TEPCO.

Se calcula que el desmantelamiento total de los restos para que Fukushima vuelva a la normalidad tomará unos 40 años. La retirada del combustible de las piscinas de los reactores 1 y 2, las otras dos unidades cuyos núcleos entraron en fusión, comenzarán como pronto en 2023.

El gobierno japonés ha promocionado las zonas más seguras de la provincia para campamentos de atletas extranjeros que vengan a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La web de los JJ.OO. asegura que los niveles actuales de radiación del aire en la prefectura no muestran diferencias significativas con el resto de Japón, excepto en el área restringida.

Tras el accidente nuclear de 2011, miles de personas tuvieron que abandonar la provincia y rehicieron sus vidas en otras regiones. Hoy pueblos enteros siguen deshabitados pese a que el gobierno ha realizado una masiva limpieza y asegura que muchas zonas son habitables.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.