Saltar al contenido principal
Enfoque Internacional

India: Religión y desempleo, los demonios de Narendra Modi

Audio 05:49
Narendra Modi durante un miting en Meerut, estado de Uttar Pradesh, al norte de India, el 28 de marzo 2019.
Narendra Modi durante un miting en Meerut, estado de Uttar Pradesh, al norte de India, el 28 de marzo 2019. REUTERS/Adnan Abidi

India organiza a partir de este 11 de abril uno de los desafíos electorales más grandes del planeta. Durante seis semanas,  900 millones de electores están llamados a ir las urnas para renovar la Lok Sabha, la Cámara baja del parlamento y elegir su primer ministro. Tras un lustro en el gobierno, Narendra Modi es el favorito, pero las  tensiones étnicas y el estancamiento económico podrían impedir sus anhelos de un segundo mandato.

Anuncios

Narendra Modi llegó triunfante al poder en 2014 prometiendo "días mejores". Un lustro después, el Primer ministro y su partido nacionalista, el Bharatiya Janata Party, (BJP), son acusados de haber convertido a India en una democracia étnica basada en la supremacía hindú, población que constituye el 8O% del total, y en una discriminación religiosa a las minorías que se traduce en discursos de odio y linchamientos a musulmanes.

Para la politóloga y coordinadora el grupo de estudios sobre India y el Sudeste asiático de la Universidad del Rosario, Argentina, el controvertido discurso del partido Bharatiya Janata Party, que pretende basa a la sociedad y al Estado indio en las creencias del hinduismo, ha sido utilizado como una forma de buscar adeptos y estuvo presente dentro del manifiesto de cara a estas elecciones de 2019".

La India de Modi ha alcanzado el nivel más alto desempleo y la situación agrícola es caótica. Fracasos que el primer ministro intenta eclipsar con slogans de marketing político como “Hecho en india” o « Startup India ». Tanto la clase media como el campesinado fueron un escorado clave en las elecciones pasadas. Como afectará este balance en la votación que arranca este viernes. Sobre todo como se comportara la clase media que hace cinco años fue seducida por el discurso de Modi tras haber incumplido su promesa de duplicar las entradas a los 120 millones de campesinos indios.

Promesa "que se ha repetido en esta campaña de 2019. Nuevamente apuestan a conquistar este sector amplio del; electorado porque puede llegar a hacer una diferencia. Pero, lo cierto es que su situación económica sigue siendo empobrecida", afirma la analista.

El conflicto con Pakistán

Otro de las propuestas de la campaña electoral del Bharatiya Janata Party fue la seguridad nacional. Su slogan fue "tolerancia cero" refiriéndose a la situación de Cachemira, la región de conflicto con el vecino Pakistán y en donde el número de muertos no para de aumentar desde 2014 cuando el nacionalista Modi llegó al poder en India. Tras el atentado mortífero de febrero reivindicado por un grupo islamista de Pakistán, el Primer ministro indio radicalizó aún más su discurso guerrerista aumentando la tensión entre India y Pakistán a apenas unas semanas de las elecciones y favoreciéndose con ello de "votos dentro del ala más radicalizada del hinduismo" estima Dussort y agrega "lo que se busca, en el fondo, es dividir la sociedad entre hinduistas y no hinduistas, considerando que Pakistán es una sociedad de mayoría musulmana".

El principal rival de Modi ya su partido es el Partido del Congreso, hundido en escándalos de corrupción, liderado por Rahul Gandhi, nieto de Indira Gandhie y Jawaharlal Nehru, el Primer ministro de India. E hijo de Rajiv Gandhi. Una familia y un partido que en lugar de ayudarle lo desprestigian

 

 

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.