Saltar al contenido principal
Sri Lanka

Sri Lanka: "El gobierno instiga a las tensiones interreligiosas"

Un agente de seguridad custodia el santuario de San Antonio de Colombo tras los atentados del 21 de abril.
Un agente de seguridad custodia el santuario de San Antonio de Colombo tras los atentados del 21 de abril. REUTERS/Athit Perawongmetha

En entrevista con RFI, Eva Borreguero, experta en el Subcontinente indio de la Universidad Complutense de Madrid responsabiliza al gobierno esrilanqués por el clima de odio interreligioso desde 2009.

Anuncios

Los terribles ataques simultáneos a hoteles e iglesias que dejaron 290 muertos y 500 heridos en Sri Lanka el domingo de Pascua, despiertan el terrible recuerdo de la guerra civil que llegó a su fin hace 10 años.

Desde 2009, la isla no había conocido tanta violencia. Pero la política del gobierno esrilanqués desde el fin de la guerra civil, contribuyó a tensar las relaciones entre las distintas culturas de isla dominada por los budistas. En este país de 21 millón de habitantes, cohabitan varias minorías religiosas: los cristianos (7% de la población), los hinduistas (12%) y los musulmanes (10%).

Elena Borreguero: "Hasta ahora no se habían producido atentados contra la comunidad cristiana de esta envergadura en Sri Lanka. Ha habido tensiones porque ha habido un nacionalismo budista muy beligerante contra las minorías musulmana y cristianas y ha habido incidentes de asaltos a mezquitas y centro cristianos, pero de una envergadura pequeña. El interrogante es: dentro de tensión que en Sri Lanka lleva décadas ¿quién podría estar detrás?”

P: Sri Lanka vivió una guerra civil terrible entre 1972 y 2009. Un conflicto que enfrentó a la mayoría cingalesa y a la rebelión independentista tamil, y que culminó en 2009 con el asalto del ejército en el norte de la isla, tierra de los tamiles, en una de las operaciones más mortíferas del nuevo milenio. Desde entonces, ¿qué ha pasado en esta década de ‘paz’? ¿Cuál es la suerte de la población tamil?

Respuesta: El movimiento tamil independista ha sido eliminado con un coste muy elevado de muertes de civiles. Según cifras de Naciones Unidas podrían haber muerto en los últimos meses del final del conflicto cerca de 40.000 civiles. Lo que sí ha ocurrido después es que ha surgido un nacionalismo budista más radical, una clara política por parte del gobierno de afianzar el budismo como identidad nacional del país con la aparición de grupos radicales en ese sentido y esto sí ha generado un aumento de tensiones interreligiosas.

P: ¿Se puede hacer el paralelo de la India de Narendra Modi, donde el hinduismo se ha convertido en un baluarte nacionalista que potencia la exclusión de la minoría?

Respuesta: Si, pero hay un matiz: es más agudo en el caso de Sri Lanka. En Sri Lanka hay una instigación, por parte del gobierno que no hay en India.

En Sri Lanka, el budismo no es una religión de Estado, pero es una política para declarada para hacer apoyar al budismo como cultura, como religión principal del país.

Hay una instigación a que la gente actué (por ejemplo) apoyando a dirigentes budistas radicales, algunos provenientes de Myanmar (Birmania), que dan discursos que incitan a la violencia contra la violencia contra musulmanes y cristianos y que ha seguido de asaltos a los templos, y sin recibir ninguna condena.”

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.