Saltar al contenido principal
Birmania

Liberan a dos periodistas de Reuters en el marco de una amnistía

Los periodistas Wa Lone y Kyaw Soe Oo al salir libres de la prisión de Insein en Rangún, el 7 de mayo de 2019.
Los periodistas Wa Lone y Kyaw Soe Oo al salir libres de la prisión de Insein en Rangún, el 7 de mayo de 2019. Reuters/Ann Wang

Tras pasar más de 500 días en prisión, los dos reporteros birmanos de Reuters fueron liberados el martes 7 de mayo, beneficiándose de una amnistía presidencial junto a más de 6.000 prisioneros. Fueron detenidos en diciembre de 2017 mientras investigaban una masacre cometida contra la minoría musulmana de los rohingyá, que más tarde fue reconocida por el ejército birmano.

Anuncios

Con corresponsal de RFI en Rangún, Sarah Bakaloglou

Eran imágenes largamente esperadas por las familias de los dos periodistas de Reuters: las de Wa Lone y Kyaw Soe Oo, sonriendo, y los pulgares en alto desde la prisión de Insein, al noroeste de Rangún, donde fueron encerrados.

"Soy periodista y voy a continuar" con mi labor, declaró Wa Lone, e 33 años.

"Gracias a todos los que me ayudaron y me apoyaron, aquí y en el extranjero, durante estos días en los que estábamos en prisión", añadió.

Esta liberación se produce tras una condena de siete años de prisión por violación del secreto de Estado, confirmada dos veces en apelación, en particular por el Tribunal Supremo birmano, y tras un juicio calificado de "farsa" por muchos observadores.

Engañados por un oficial de policía

En el estrado, un agente de policía admitió haber tendido una trampa a los dos periodistas, confiándoles documentos confidenciales durante su investigación, antes de detenerlos.

Las detenciones fueron un testimonio de las amenazas a la libertad de prensa en Birmania. Wa Lone y Kyaw Soe Oo se encuentran entre los más de 6.500 prisioneros liberados el martes. Una amplia amnistía y una forma de minimizar la influencia de la presión internacional sobre el gobierno.

La ONU saludó en un comunicado su liberación, que se produjo en el marco de un indulto, considerándola "un paso hacia una mayor libertad de prensa y una muestra del compromiso del gobierno en favor de la transición democrática en Birmania".

Fueron liberados en nombre "del interés nacional a largo plazo", declaró por su parte el portavoz del gobierno, Zaw Htay, en su primer comentario a la AFP.

Amnistía Internacional considera la liberación "una importante victoria para la liberta de prensa". Por su parte Human Rights Watch dijo que "la crisis no ha terminado".

Desde el anuncio de su detención, los Estados Unidos, la Unión Europea y las Naciones Unidas han pedido repetidamente a la dirigente Aung San Suu Kyi que ponga en libertad a estos dos periodistas, sin éxito hasta hoy. Todavía hay 48 presos políticos tras las rejas en el país.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.