Saltar al contenido principal
China

A 30 años de Tiananmen: ‘Los verdugos siguen en el poder’

Tanques y soldados en la avenida Chang'an que lleva a la plaza de Tiananmen, el 6 de junio de 1989.
Tanques y soldados en la avenida Chang'an que lleva a la plaza de Tiananmen, el 6 de junio de 1989. Manny CENETA / AFP

Ocurrió 30 años atrás: en la noche del 3 al 4 de junio de 1989, el ejército reprimió las manifestaciones pro-democracia en la Plaza de Tiananmen en Pekín. El poder aplastó el movimiento iniciado por estudiantes e intelectuales que exigían libertad y el establecimiento de un régimen liberal en suelo chino. Un relato de este ímpetu democrático abortado.

Anuncios

Masacre de Tiananmen: "Los verdugos siguen en el poder"

Cientos de miles de personas ocupan la Plaza de Tiananmen en el centro de Pekín, China, el 17 de mayo de 1989, frente al Monumento a los Héroes del Pueblo y al Mausoleo de Mao.

Todo cambió el 15 de abril de 1989 con la muerte de Hu Yaobang. Es un político, un reformador, un funcionario del Partido Comunista.

Para los estudiantes pro-democracia, encarna la esperanza de cambio al más alto nivel del estado. Su desaparición causa un electroshock.

Vea nuestro diaporama sobre las protestas de Tiananmen:
La plaza de Tiananmen. RFI/Jan van der Made

Al día siguiente, en la plaza de Tiananmen, la juventud liberal desplegó sus reivindicaciones: más libertad, el derecho a manifestarse, el derecho a tener una prensa libre e independiente, la lucha contra la corrupción de las élites y la organización de elecciones libres y transparentes.

Al principio, hay unos pocos cientos de ellos, pero la multitud crece cada día. El 27 de abril, más de un millón de personas se reunieron pacíficamente frente al Palacio del Pueblo. El gobierno no quiere escuchar nada, así que los estudiantes se organizan, inician una huelga de hambre, hacen campaña con los medios de comunicación extranjeros.

Resulta una provocación intolerable. Las autoridades eligen la línea dura. El 20 de mayo, el número uno chino Deng Xiaoping decretó la ley marcial. El ejército marchará sobre Tiananmen y durante la noche del 3 al 4 de junio, los tanques derriban las barricadas estudiantiles, el fuego de una ametralladora pesada resonó en el centro de Beijing.

Habrá cientos, miles de víctimas, hasta 10.000 muertes, según algunas fuentes. Hoy en día, la propaganda oficial cree que estos eventos han hecho que China sea inmune a los disturbios políticos.

Aumentar la represión

Hasta hoy, la masacre ha sido ignorada por el régimen comunista. Este 4 de junio de 2019 es un día como cualquier otro en China. Nada se lo recordará a Pekín.

Incluso Occidente ha olvidado por fin este crimen de Estado, lamenta el escritor disidente Liao Yiwu, que pasó cuatro años en prisión por denunciar la masacre en un poema. Hoy advierte contra una dictadura china que continúa su represión con renovado celo.

"Ahora China se ha transformado en un imperio de alta tecnología. Por un lado, es una tecnología que ha sido proporcionada, consciente o inconscientemente, por Occidente. Por otro lado, los chinos la robaron a través de su espionaje industrial. Hoy en día, mira lo que está sucediendo en la Región Autónoma de Xinjiang. No sólo se mantiene a uno o dos millones de uigures en campos de reeducación, sino que toda la región vive bajo estrecha vigilancia. Xinjiang se utiliza ahora como laboratorio. Un laboratorio de inteligencia artificial que algún día podría aplicarse muy fácilmente en todo el país. A partir de ahora, para controlar a sus ciudadanos, el Estado ya no necesita gastar tanta energía como antes, gracias a la inteligencia artificial. Un ejemplo: el 9 de diciembre, arrestaron al pastor Wang Yi, pero no sólo a él. En una sola noche, detuvieron a un centenar de creyentes, feligreses de Wang Yi. Estaban todos reunidos en una noche. Al Presidente Xi Jinping le gustaría aplicar esta receta para la vigilancia total al resto del mundo”, asegura.

“Trabajador del recuerdo”

El número de muertos sigue siendo desconocido hasta el día de hoy, y los "verdugos siguen en el poder", dice el disidente Liao Yiwu. Como otros activistas pro-democracia, el escritor pagó un alto precio por su compromiso: torturado, encarcelado, silenciado, finalmente pudo exiliarse en Alemania. Hoy en día, se llama a sí mismo "trabajador del recuerdo". Explicó a RFI por qué la masacre no debe ser olvidada:

"La masacre de Tiananmen fue el punto de partida de toda la evolución de China en los últimos 30 años. Por eso es importante recordar estos acontecimientos. Debemos recordar que en ese momento, el General Wang Zhen, un alto funcionario, le dijo a Deng Xiaoping esto: "Matar a 200.000 personas nos traerá 20 años de estabilidad". Creo que él entendió bien el sistema y nosotros también tenemos que entenderlo. Entonces, el acuerdo que se hizo entre el pueblo y el gobierno chino fue "puedes hacer lo que quieras, incluso ser capitalista y hacer una fortuna, pero no tienes derecho a hablar, ni a los derechos humanos ni a la democracia". Básicamente, era como decir "abrimos fuego y estaba justificado, necesitábamos represión para mantener nuestro sistema en marcha". Además, el gobierno sigue pensando lo mismo: sin la masacre de Tiananmen, no existiría la China de hoy, con su prosperidad, éxito económico, etc. En conclusión: Occidente no pudo exportar su democracia a China, pero ahora China corre el riesgo de exportar su sistema totalitario al resto del mundo”.

¿Sigue siendo posible una movilización de este tipo?

En 1989, la juventud china soñaba con la libertad. Una China más democrática y abierta parecía estar al alcance hasta aquella noche del 3 y 4 de junio. Hoy, 30 años después de la masacre, ¿seguiría siendo posible un levantamiento juvenil de este tipo bajo el régimen autoritario y represivo de Xi Jinping? Wu'er Kaixi, entonces uno de los grandes líderes de la Plaza de Tiananmen hoy exiliado en Taiwán, habló con RFI de paso por París.

"Teníamos esperanza en 1989, pero terminó en una masacre. Durante los últimos 30 años, he tenido que vivir en el exilio, pero no quiero perder la esperanza. Sin embargo, sería extremadamente difícil para la joven generación china de hoy en día movilizarse para tomar de nuevo la Plaza de Tiananmen, porque mientras tanto el gobierno chino se ha convertido en uno de los regímenes más totalitarios y brutales que el mundo haya conocido. Acuso al mundo y especialmente a Occidente de haber ayudado a China a convertirse en ese régimen. Así que hoy podemos preguntarnos si el pueblo chino se levantará de nuevo, pero sabiendo que será mucho más difícil. Occidente tiene parte de la culpa y debería empujar a China por el camino democrático”.

"Pero durante los últimos 30 años, la comunidad internacional ha tratado a China como si fuera un gobierno responsable. En ese momento, creímos que nuestro adversario, el Estado, se decidiría a tomar el camino correcto, queríamos creerlo. Pero, lamentablemente, el régimen ha elegido la peor de todas las opciones para China. Hoy, el mundo entero está viendo las consecuencias de esto”, añade.

Un contrato tácito con la sociedad

Lun Zhang fue profesor en 1989 y miembro de un movimiento democrático. Durante la ocupación de la plaza, se ocupó de la seguridad y se aseguró de que el movimiento siguiera siendo pacífico. A las afueras de Pekín, el 3 de junio, cuando se enteró al día siguiente de que la represión había comenzado, pudo huir y vive en Francia desde hace treinta años. Contó su historia al periodista Adrien Gombeaud y al ilustrador Améziane, que dibujó la tira cómica “Tiananmen 1989, nuestras esperanzas rotas”. Explica a RFI cómo estos eventos en Tiananmen ayudan a entender la China contemporánea.

"Creo que China, en cierto modo, se encuentra todavía en esta fase posterior a 1989. Y así, una vez que la represión esté terminada, para las autoridades, la única salida es seguir haciendo reformas, comprar un poco de paz, un contrato subyacente con la sociedad: ‘Si no me tocas, te daré más libertad ahora, y te haré rico, y todo eso...’ Y al mismo tiempo, a causa de 1989, con esta represión, ya no hay ninguna posibilidad de retroceso a los ojos de los dirigentes, por lo que el campo político está cerrado. Esta es una contradicción casi única en la historia. Por un lado, es esta China muy poderosa la que está mostrando su poder cada vez más agresivo, y por otro lado, es esta China la que está mostrando una imagen muy pobre. Es paradójico, creo que la raíz está en el 89. Así que para resolver este problema, para la paz en China y también en el mundo, más Estado de derecho, más democracia, más justicia social, más libertad de expresión, serán medios esenciales para el futuro”, asegura.

Un viento de libertad soplaba sobre China

En la primavera de 1989, la juventud china creía que la democracia era posible. En la plaza de Tiananmen, a un paso del centro del poder comunista, más de un millón de estudiantes levantaban una estatua de libertad, apoyada por la población de la capital china.

Un manifestante hacía el gesto de victoria mientras los trabajadores cubrían el retrato gigante del Presidente Mao en la Puerta Celestial de la Paz en la Plaza de Tiananmen en Beijing el 23 de mayo de 1989.

Lleno de esperanza, Cai Chonguo, un joven doctorando en filosofía en la ciudad de Wuhan, a 1.800 km de Pekín, se unió al movimiento y fue testigo de la sangrienta represión que siguió. 30 años más tarde, en el exilio en Francia, recuerda sus acontecimientos y el optimismo que reinaba en esta primavera de Pekín.

"Después de la masacre, se habló de estudiantes que soñaban con la democracia y querían derrocar al régimen comunista. Eso no era cierto. La mayoría estaba pensando en reformas. Pensamos que el partido, los líderes, el Estado finalmente nos escucharía tarde o temprano. Queríamos una reforma política, no una revolución. En 1989, éramos más o menos optimistas porque había una reforma política, porque había una gran reforma económica. De 1978 a 1979, Deng Xiaoping abandonó la política de Mao Zedong, abrió China, introdujo el capital extranjero y permitió a los chinos iniciar su propio negocio. Entonces, los estudiantes nos dijimos que Deng Xiaoping, el líder comunista, ya había hecho reformas económicas radicales y que también podría hacer reformas políticas. Finalmente, les disparó. Es un poco como el abuelo que mató a sus nietos”, apunta.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.