Saltar al contenido principal

Hong Kong aplaza la controvertida ley de extradición

Masiva movilización popular en Hong Kong el 12 de junio de 2019.
Masiva movilización popular en Hong Kong el 12 de junio de 2019. REUTERS/Tyrone Siu

El proyecto de ley que busca autorizar las extradiciones a China suscitó una movilización popular sin precedentes en Hong Kong, territorio chino que goza de libertades políticas específicas. El Parlamento anunció que el polémico texto será debatido en una fecha posterior, sin más precisiones.

ANUNCIOS

-Con información de Olatz Urkía en Pekín, y de la Agencia France Presse-

Los manifestantes opuestos al proyecto de ley que autorizaría las extradiciones a la China continental ganaron una batalla. Tras una movilización popular histórica el domingo para exigir el retiro del proyecto legislativo, el presidente de la Asamblea de Hong Kong anuncio el aplazamiento de los debates a una “fecha posterior”, sin precisar cuándo se examinaría el texto.

Los opositores a la ley consideran que constituye una amenaza grave a la autonomía y independencia judicial que tanto valoran en la ex colonia británica.

A la movilización del domingo –que contó con 1 millón de personas según los organizadores- se sumó una vigilia ciudadana de cientos de manifestantes en las afueras del Parlamento, en vísperas del examen del texto que finalmente no tuvo lugar.

Este miércoles, miles de personas ocuparon los edificios del gobierno en el centro de Hong Kong y paralizaron el tráfico vehicular, recordando el “Movimiento de los paraguas” de 2014 que exigía la elección del ejecutivo hongkonés al sufragio universal.

El sector empresarial del territorio de Hong Kong –gran centro financiero internacional- también se unió a las protestas. Un centenar de pequeños comercios cerraron sus puertas este miércoles para permitir a sus empleados ir a protestar, varios grandes bufetes de auditorías (Deloitte, Pwc) y varios bancos autorizaron a sus empleados hacer teletrabajo ese día.

Este miércoles, los policías que custodiaban el Consejo legislativo dispersaron a los manifestantes con gas. De su lado, los manifestantes recurrieron a barreras metálicas y algunos arrancaron adoquines de las veredas.

“A pesar de que algunos lamentan que la batalla contra el control creciente de Pekín es ya una batalla perdida, los cientos de miles de manifestantes han salido a la calle porque creen que la ley de extradición dará barra libre al partido comunista chino para perseguir a sus opositores y activistas de Hong Kong”, reportó la corresponsal de RFI en China, Olatz Urkía.

De aprobarse la ley de extradición, los acusados de delitos podrían ser trasladados a China continental. Según el gobierno de Hong Kong el objetivo es hacer frente a un vacío legal y evitar que el archipiélago sea el escondite para delincuentes, pero defensores de los derechos humanos como Amnistía Internacional han mostrado su preocupación por que esta ley dejaría a los acusados sin protección real, ya que según denuncian, en China continental no existen los juicios justos, no ofrecen protección para los perseguidos por motivos políticos, y les expone a malos tratos y confesiones forzosas.

Tras haber tenido el estatus de colonia británica, Hong Kong fue retrocedida a China en 1997 y goza de una semiautonomía y de libertades que no existen en la China continental. En años recientes, un creciente movimiento ciudadano se alzó contra los intentos de Pekín de limitar las libertades y la autonomía política en Hong Kong.

 

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.