Saltar al contenido principal

Cachemira: India levanta el toque de queda el viernes de oración

Un habitante de Cachemira sale de una mezquita vigilado por policías indios, este 9 de agosto de 2019 en Jammu.
Un habitante de Cachemira sale de una mezquita vigilado por policías indios, este 9 de agosto de 2019 en Jammu. REUTERS/Mukesh Gupta

Aunque las autoridades indias suavizaron el toque de queda en Cachemira para permitir que los musulmanes asistan a la oración del viernes, el aislamiento de su población sigue después de que India revocase el estatus autonómico especial de este estado.

ANUNCIOS

Por Ángel L. Martínez Cantera, nuestro corresponsal en Bombay.

Tras cinco días de toque de queda ininterrumpido, fuentes policiales informaron del levantamiento temporal de esta medida para los rezos del viernes en las mezquitas de Jammu y Cachemira.

Sin embargo, el aislamiento los más de doce millones de habitantes de la región continúa después de que el Gobierno de India revocase el estatus autonómico especial de este estado indio, el único de mayoría musulmana y fronterizo con Pakistán.

El envío de más de 40.000 soldados extra a una de las zonas más militarizadas del mundo no ha evitado los conatos de violencia en la región, donde según la prensa local más de 500 personas han sido detenidas, entre ellos políticos que se encuentran bajo arresto domiciliario.

Los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad han ocasionado la muerte de un manifestante y la hospitalización de más de una decena tras las protestas contra la revocación del estatus autonómico, que consideran “ilegal e inconstitucional”.

La decisión, sin embargo, fue justificada ayer por el primer ministro indio, el nacionalista hindú Narendra Modi, como única manera de desarrollar una región cuyo carácter especial, en palabras del jefe del Ejecutivo, “solo ha dado separatismo, nepotismo y corrupción a los ciudadanos de Jammu y Cachemira”.

Pakistán, que se disputa con India la administración de Cachemira, anunció la expulsión del embajador indio en Islamabad y la suspensión del comercio con el país vecino.

El Gobierno pakistaní pretende llevar el asunto al Consejo General de Naciones Unidas, aunque los acuerdos firmados por ambas potencias nucleares rehúsan la mediación de terceros. Portavoces de la ONU reconocen, sin embargo, que las restricciones impuestas en Cachemira “agravarán la situación de los derechos humanos” en la región.

La insurgencia separatista de los años noventa en Jammu y Cachemira ha rebrotado recientemente de manos de una generación que ha visto morir a unas 70.000 personas en los últimos 30 años.

Este estado indio surgió a raíz de la partición del subcontinente en 1947 y de la disputa entre India y Pakistán sobre la administración del antiguo principado de Cachemira –sobre el que China controla el restante 25%.

Las pretensiones territoriales de los dos vecinos nucleares y enemigos irreconciliables, frente a parte de la población local que exige independencia, han sido fuente de tensión y guerras desde el nacimiento de ambas naciones y uno de los principales escollos para el desarrollo del sur de Asia.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.