Saltar al contenido principal
Hong Kong

Hong Kong: violenta represión policial en el metro

Un cóctel molotov estalla después de que un manifestante lo lanzara a la policía durante una protesta en Hong Kong, China, el 31 de agosto de 2019.
Un cóctel molotov estalla después de que un manifestante lo lanzara a la policía durante una protesta en Hong Kong, China, el 31 de agosto de 2019. REUTERS/Danish Siddiqui

Los manifestantes desafiaron las prohibiciones de las manifestaciones del sábado y vuelven a llamar este domingo 1 de septiembre para una nueva sentada en el aeropuerto. Otro fin de semana de desconfianza hacia las autoridades y otro nivel de violencia el sábado por la noche, con barricadas incendiadas y un descenso de las fuerzas especiales de la policía en el metro.

Anuncios

Con nuestro enviado especial a Hong Kong, Stéphane Lagarde

Postes de luz arrancados, vallas en el suelo y restos de barricadas en las avenidas del centro de la ciudad, Hong Kong se despertó este domingo con los estigmas de la violencia del día anterior. Y en la prensa y en las redes sociales se publicaron videos de la represión policial en el metro.

 

 

 

 

 

 

 

Antes de la medianoche del sábado, decenas de agentes de las brigadas antidisturbios bajaron a toda prisa por las escaleras mecánicas de la estación de metro Prince Edwards. Armados con porra y gas lacrimógeno, los agentes corrieron hacia las puertas del metro que se cerraba. Los altavoces de la estación piden a los pasajeros que abandonen el recinto. Entonces las puertas se abren y llueven golpes sobre la gente en las ramas de los trenes que intentaban protegerse con los brazos. Las imágenes tomadas por testigos y colegas de Hong Kong son extremadamente violentas.

Hong Kong vive desde hace casi tres meses su peor crisis política desde su retrocesión a China en 1997, con acciones casi diarias que acabaron a veces en disturbios. Una situación inédita a la que no logran dar respuesta las autoridades de la región semiautónoma.

La movilización amplió sus reivindicaciones, denunciando la creciente influencia de China sobre su región y la pérdida de libertades.

"Es ahora o nunca", explica una contable que se hace llamar Wong. "Tengo dos hijos que no han venido, pero su abuela está aquí. Defendemos el mantenimiento del derecho a manifestar para la próxima generación", agregó.

Este sábado se cumple el quinto aniversario del rechazo de Pekín a organizar elecciones con sufragio universal en Hong Kong. Esta decisión desencadenó el "Movimiento de los Paraguas" de 2014, marcado por 79 días de ocupación del centro financiero y político de la ciudad.

Aquella movilización entonces histórica finalizó sin ninguna concesión por parte del Gobierno central chino. Y los manifestantes actuales están decididos a no dejar morir su movimiento, de ahí la creatividad de sus modos de acción.

Además de la prohibición de manifestar, la víspera cinco militantes de primer orden y tres diputados fueron detenidos en una redada. Entre ellos, dos figuras centrales del "Movimiento de los Paraguas": Joshua Wong y Agnes Chow, ambos de 22 años.

Más de 900 personas fueron detenidas en total desde junio.

Con AFP.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.