Saltar al contenido principal

Hong Kong: Las protestas se trasladan a las aulas con la huelga estudiantil

Estudiantes protestan en la Universidad China de Hong Kong, este 2 de septiembre de 2019.
Estudiantes protestan en la Universidad China de Hong Kong, este 2 de septiembre de 2019. REUTERS/Tyrone Siu

En Hong Kong, después de la violencia de este fin de semana entre policías y manifestantes, es día de retorno a las clases. Hoy comienza el año escolar, mañana el año universitario, y con ello también empieza una campaña de boicot de las clases que debe durar varios días.

Anuncios

Con el enviado especial de RFI a Hong Kong, Stéphane Lagarde.

En el territorio semiautónomo de Hong Kong empieza un nuevo episodio de las protestas pro democracia. En ese día de regreso a las aulas, todavía flota en el aire hongkonés un perfume de guerrilla urbana.

Esta mañana, los policías estaban presentes en los pasillos del metro y en los trenes, y se registraron incidentes y detenciones en varias estaciones, donde los manifestantes intentaron bloquear las puertas de los trenes.

Un regreso a las clases particular

Delante de las escuelas y los liceos tuvieron lugar escenas sorprendentes, con estudiantes vestidos de negro y enmascarados distribuyendo volantes a sus compañeros para llamar a la movilización. Algunos estudiantes formaron cadenas humanas frente a los liceos, mientras otros incluso faltaron a la escuela para asistir a una manifestación en el centro de la antigua colonia británica.

Manifestación en el Parque Tamar frente a los edificios del gobierno en Hong Kong, este 2 de septiembre de 2019.
Manifestación en el Parque Tamar frente a los edificios del gobierno en Hong Kong, este 2 de septiembre de 2019. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Según el secretario de Educación del Ejecutivo de Hong Kong, la vuelta a las clases ha transcurrido con normalidad. Por el momento, los sindicatos de estudiantes de secundaria han llamado a un boicot parcial, pero mañana comienza el año académico y varios sindicatos estudiantiles han llamado a un bloqueo total de su establecimiento.

Este 2 de septiembre apareció una marea de paraguas en el campus de la Universidad China de Hong Kong. Es una de las tres principales universidades de la región administrativa especial, un símbolo de la vida estudiantil. Los estudiantes decidieron celebrar su propia ceremonia, que había sido cancelada por las autoridades: una ceremonia de regreso a la escuela, pero con la consigna de un boicot de las clases que, según ellos, debería durar toda la semana.

¿Un seguimiento menor?

Para Antoine Bondaz, investigador de la Fundación por la Investigación Estratégica (FRS), "el objetivo es que no sólo los manifestantes del sábado o del domingo se manifiesten, sino que el movimiento sea seguido por toda la población de Hong Kong".

Estudiantes boicotean sus clases en Hong Kong, este 2 de septiembre de 2019.
Estudiantes boicotean sus clases en Hong Kong, este 2 de septiembre de 2019. REUTERS/Danish Siddiqui

Sin embargo, prosigue el especialista, "es posible que el seguimiento sea menor. Numerosas empresas de Hong Kong han animado a sus empleados a no manifestarse. Es el caso, por ejemplo, de Cathay Pacific, que anunció que si los empleados iban a manifestar, serían despedidos. El objetivo, desde el punto de vista de los manifestantes, es demostrar que existe un amplio apoyo".

En realidad, parece poco probable que las autoridades de Hong Kong cambien su posición en los próximos días: "En el contexto de la guerra comercial con Estados Unidos, pero también del 70° aniversario de la República Popular China, el mensaje que Pekín quiere enviar es el de una intransigencia hacia la más mínima reivindicación en Hong Kong", concluye Bondaz.

De hecho, Pekín multiplica los intentos de intimidación: "El fin está cerca para el movimiento", advirtió anoche la agencia de noticias oficial Xinhua.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.