Saltar al contenido principal
Hong Kong

El uso de balas reales marca una escalada de violencia en Hong Kong

Activistas pro-democracia denuncian la violencia de la policía en Hong Kong.
Activistas pro-democracia denuncian la violencia de la policía en Hong Kong. REUTERS/Athit Perawongmetha

Después de varias semanas de enfrentamientos entre los activistas pro-democracia y las fuerzas de seguridad, este 1 de octubre la policía abrió fuego con munición real. Uno de los manifestantes, Tsang Chi-kin, resultó gravemente herido en el pecho. Los allegados del joven organizaron hoy una conferencia de prensa improvisada en su escuela.

Anuncios

Con el enviado especial de RFI a Hong Kong, Vincent Souriau.

Por iniciativa de los compañeros de clase de Tsang Chi-kin, el joven herido por bala ayer en Hong Kong, se instaló este miércoles una mesa en el patio de su escuela. Son una decena de jóvenes enmascarados, escondidos bajo bufandas. Todo el mundo aquí le tiene miedo de la policía.

Ataques directos

Según ellos, Tsang Chi-kin recibió un impacto a corta distancia y probablemente esté fuera de peligro, aunque todavía en estado grave. A pesar de las numerosas cámaras presentes en el momento de los hechos y de las imágenes que circulan, la policía afirma que fue en defensa propia.

Los jóvenes hablan de agresión, lisa y llanamente, e insisten en las reglas de mantenimiento del orden, denunciando respuestas desproporcionadas de la policía. "¿Cómo se puede disparar con munición real a alguien que está a 50 cm? No lo podemos explicar, ni olvidar, ni perdonar", sentencian.

La noticia de este disparo se difundió ayer muy rápidamente en las redes sociales. Cuando la policía quiso cargar a la multitud, cundió el pánico y miles de personas huyeron, por miedo a morir. "No puedo explicármelo, la policía se está volviendo loca. Desde el principio, han sido cada vez más agresivos. Ahora están disparando con munición real, y habrá muertos", decía una manifestante.

La Policía se justifica

Stephen Lo, el jefe de la policía de Hong Kong, defendió a sus tropas anoche en una conferencia de prensa. Según él, los agentes no tenían otra opción: tenían que proteger a sus colegas. "En muchas ocasiones, los alborotadores han intentado atacar a la policía con cócteles molotov. Las fuerzas del orden fueron atacadas por individuos muy decididos y armados con barras de metal. Las advertencias verbales de la policía no fueron suficientes para reducir el nivel de tensión", afirmó.

"La decisión de abrir fuego fue, por lo tanto, legal y razonable, porque los agentes de policía temían por sus vidas, ya que eran blanco de ladrillos y piedras que les impedían ponerse fuera de peligro. El oficial que disparó a un manifestante hostil armado con una barra de hierro sólo protegió a sus colegas durante uno de los días más violentos y caóticos que Hong Kong haya conocido", prosiguió Stephen Lo.

En el otro bando, los manifestantes piden desde hace tiempo que se investigue la violencia policial. "Tocamos el fondo. Los policías ya no nos tratan como seres humanos. Okey, algunos de nosotros tiran cócteles Molotov, pero siempre en los edificios, nunca en los propios policías. Podemos insultarlos, llamarlos perros, pero siguen siendo humanos, no queremos destruirlos; lo que hacen me vuelve loco y enfurece a todos, nos incita a ir aún más lejos", dice un joven, con una máscara de gas alrededor del cuello.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.